José Ortega Cano, tras vender la finca Yerbabuena: 'Tengo unos recuerdos maravillosos, pero la vida son etapas'

El torero José Ortega Cano acaba de cerrar una etapa muy importante de su vida y comenzar otra. Y es que el diestro ha confirmado la venta de su finca Yerbabuena, situada en la localidad sevillana de Castilblanco de los Arroyos, a una ganadera peruana. En declaraciones a los programas Corazón y El programa del verano, el diestro indicó que “está de mudanza”. La propiedad tiene un gran valor sentimental para él y está llena sin duda de recuerdos de su vida en común con Rocío Jurado, no en vano allí se dieron el “sí quiero” y también allí se casó la hija de la artista Rocío Carrasco, con Atonio David Flores. “Han sido 20 años muy intensos y no se pueden olvidar. Tengo unos recuerdos maravillosos” explicó. Los motivos por los que ha tomado esta decisión los detalla con las siguientes palabras.

 

nullVER GALERÍA



“Lo hago porque voy a cumplir 60 años, me siento muy bien fisicamente, dentro de lo que cabe, pero la verdad es que viene otra etapa de mi vida, que bueno, tengo que afrontarla. Tengo que estar cerca de mis amigos, mi pareja, mis hijos…” comentó. “Tengo unos recuerdos maravillosos, pero la vida son etapas” dijo. El diestro manifestó además que su intención es “conservar y poner de cara al público” los recuerdos de la recordada Rocío Jurado. Con la intención de mirar ahora hacia delante, Ortega Cano está a punto de comenzar una nueva etapa junto a su pareja, Ana María Aldón, y su hijo José María, del que ha explicado que “está para comérselo”. “Me voy a dedicar a mi trabajo a mi quehacer, a mi hijo pequeño a mis hijos" afirmó sin especificar dónde va a establecer su residencia. “Por el mundo, como siempre entre Andalucía, Madrid, España y América”.

La propiedad ha estado cerca de veinte años en manos del torero ya que fue en el año 1994 cuando José y Rocío Jurado se la compraron al también diestro Espartaco. En esta nueva fase tendrá que hacer frente además a la sentencia que se le impuso por el accidente mortal en el que se vio involucrado y que costó la vida a Carlos Parra. El diestro fue condenado a dos años, seis meses y un día de prisión y a pagar una indemnización de 158.000 euros, una resolución que recurrieron ambas partes.

Más sobre

Regístrate para comentar