Enzo, el pequeño de los hijos de Borja Thyssen y Blanca Cuesta, recibe las aguas bautismales en Barcelona

La baronesa Thyssen no estuvo entre los invitados a la ceremonia

Borja Thyssen y Blanca Cuesta vivieron ayer un día muy especial: el bautizo de su tercer hijo, Enzo, que nació en octubre de 2012. La iglesia de San Pedro, en Tarrasa, fue el lugar elegido por el matrimonio para que el tercero de sus hijos recibiera las aguas bautismales.


El matrimonio después fue a celebrarlo a una masía cercanaVER GALERÍA


A la ceremonia asistieron un grupo de familiares del matrimonio, como los padres de Blanca, Miguel Cuesta y Heidi Unkoff, y amigos como Alejandra Prat y su marido, Juan Manuel Alcaraz, Paloma Segrelles o Chelo García Cortés, entre otros. Por su parte, Susana Lago y Álvaro Blasco fueron los padrinos del pequeño, que lució el mismo faldón de cristianar que llevaron sus hermanos Eric y Sacha. Pedro Matutes y Roxana Pardo, padrinos de Eric, también estuvieron entre los invitados.

Para la ocasión, Blanca lució un original vestido asimétrico con un estampado floral y una corona de flores adornando su pelo, mientras que Borja siguió luciendo el look que lleva desde hace unos meses, con barba muy poblada. Los dos se mostraron muy emocionados tras la ceremonia y después se fueron a celebrarlo junto al resto de sus invitados a una masía cercana. Podrán ver las imágenes de este bautizo en un amplio reportaje, el próximo miércoles en la revista ¡HOLA!

La gran ausente fue la baronesa Thyssen, a causa de las desavenencias que ha habido desde hace unos años con su hijo y su nuera, algo de lo que habló hace tan sólo unos días, durante una entrevista para la radio que concedió al periodista Luis del Olmo. “No sé quien tiene la culpa, lo que si que sé es que por alguna razón no hay conversación”, declaró. Estos problemas han provocado que Carmen Cervera no conozca a sus dos últimos nietos, Eric y Enzo, pero aún así, confía en volver a abrazar a su hijo: “Espero que sí, porque es algo que he estado intentando durante muchos años. Yo nunca he sido dura. Yo siempre he estado con la puerta abierta, con mucho cariño, para él, para ella, para los niños…”

Más sobre: