Aitor Ocio: 'Me encantaría volver a enamorarme porque para mí, estar en pareja es el estado ideal'

Abandonó el fútbol el año pasado, el deporte que ha sido su pasión y su modo de vida y ahora Aitor Ocio ha comenzado una nueva etapa en su vida, tanto a nivel profesional como personal. Siempre ha sido uno de los futbolistas que más pasiones ha levantado en el terreno de juego y fuera de él. Con su casi 1, 90 metro de estatura y sus ojos castaños, Aitor acaba de ser elegido como el mejor cuerpo de España por una publicación, y quién mejor que él para hablar de cómo se cuidan los hombres y presentar un nuevo método de depilación, donde ha hablado de sus proyectos, de su reciente ruptura, de su relación con la madre de su hija, Laura Sánchez, y del amor de su vida: su hija Naia.

 

nullVER GALERÍA


Mi vida ahora es bastante intensa porque ha coincidido el cierre de mi vida profesional con el comienzo de muchos proyectos, y a la vez estamos con un proyecto de una clínica de estética y nutrición en Bilbao y también estamos desarrollando unos centros deportivos”, ha contado el exjugador del Atletic de Bilbao. Él sigue dedicando gran parte de su vida al deporte, aunque de otra manera, y asegura que no lo hace por tener un cuerpo diez, sino porque es su manera de entender la vida: “Mi entrenamiento y mi forma de alimentarme no son por ser coqueto, sino para sentirme bien conmigo mismo. Mi forma física es el resultado de mucho entrenamiento y ahora, aunque ya no juego de manera profesional, el deporte sigue en mi vida y eso no va a cambiar”.

Aitor ha terminado hace unos meses su relación con Bárbara Muñoz, con quien ha estado más de tres años y asegura que le gustaría volver a encontrar el amor: “Reconozco que no es fácil encontrar a alguien cuando das tanto en una faceta, como en mi caso es la de padre, pero me encantaría volver a enamorarme porque para mí, estar en pareja es el estado ideal”. Y añade: “Ya tengo claro lo que no quiero. Porque a veces las malas experiencias te marcan más de la cuenta y te dejan unos miedos e inseguridades”. Aunque parezca mentira, Aitor se considera un hombre muy vergonzoso y dice que no se le da muy bien entablar una relación con alguien. “Soy muy tímido y me cuesta mucho poder dar un paso”, pero también reconoce que tiene sus puntos fuertes, como ser un “hombre detallista”.


nullVER GALERÍA


Después de la batalla judicial con Laura Sánchez por al custodia de Naira, que en agosto cumplirá siete años, Aitor dice que les costó mucho llegar a un acuerdo: “A estas alturas, y lamentándolo mucho, creo que sí, que nos ha costado mucho. Hay una realidad y dos puntos de vista diferentes, que yo acepto y respeto y nunca haré una manifestación en otro sentido. Pero para mí lo más importantes es que Naia está feliz con su colegio, sus amigos… Y tiene lo mejor de su madre y lo mejor de su padre”. La pequeña vive en Bilbao con su padre y pasa también mucho tiempo con su madre: “Naia está en Bilbao conmigo y es el centro de mi vida. Y no es que esté volcado con ella, es que yo la paternidad la concibo así. No cambiaría por nada llevar a mi hija al colegio por las mañanas, acostarla por las noches y levantarme con ella”.

También le han preguntado cómo se tomaría el que la situación cambiara y le otorgaran a Laura la custodia: “No me puedo plantear esa situación ahora mismo. Yo vivo el día a día, me encanta verla sonreír cada día y mientras pueda seguiré haciéndolo. Podría haber seguido jugando al fútbol en otros lugares, pero eso había supuesto una separación de mi hija y eso no entra en mi cabeza”.




Más sobre: