El Duque de Huéscar y Genoveva Casanova se encuentran en Roma, pendientes de la evolución de doña Cayetana

Tras conocer la noticia de la caída de su madre durante sus vacaciones en Roma, los hijos de la Duquesa de Alba se encuentran muy pendientes de su evolución, tras tener que intervenida quirúrgicamente. Alfonso Diez esta en permanente contacto con ellos para ponerles al corriente de la última hora de su evolución, que parece que es buena, ya que después de ser operada para introducirle un clavo y solventar así su rotura de fémur, doña Cayetana ya ha podido realizar sus primeros movimientos.

Como todavía tendrá que permanecer unos días recuperándose en el hospital, hasta allí han viajado Genoveva Casanova, quien ayer por la noche ya estuvo visitándola en su habitación, y su hijo Carlos Martínez de Irujo, Duque de Huéscar, que hoy está a su lado. También esta previsto que Cayetano Martínez de Irujo ponga rumbo a Roma.  

 

nullVER GALERÍA

 

Doña Cayetana, de 87 años, ha tenido que pasar en los últimos años en varias ocasiones por el quirófano. En abril 2007 fue operada de la espalda para corregir la lesión que padecía desde hacía años y que le provocaba fuertes dolores. En 2009, después de comenzar su relación con Alfonso Diez, se sometió a otras dos intervenciones, la más importante de ellas fue para aliviar los problemas de hidrocefalia que padecía y mejorar así su calidad de vida. Fue todo un éxito y permitió que Cayetana no terminara en silla de ruedas. “Me horrorizaba quedarme en una silla de ruedas. No tuve miedo a la operación. He sido una mujer decidida y valiente toda mi vida, y en esta ocasión no lo iba a ser menos, contaba tras recibir el alta, en las páginas de la revista ¡HOLA!”. Un mes antes, tuvo que ingresar para operarse de unos cálculos en la vesícula que le fueron detectados. La recuperación de estas operaciones siempre ha sido muy buena y ha demostrado la gran fortaleza que tiene.

En 2011 también sufrió una molesta lesión, aunque no tuvo que pasar por el quirófano para su recuperación. Doña Cayetana se cayó mientras estaba en el palacio de Las Dueñas, en Sevilla, y se fracturó la pelvis, lo que le obligó a estar una temporada guardando reposo y tuvo que posponer el viaje a Tailandia que tenía previsto hacer con su marido.

Más sobre

Regístrate para comentar