Nicolás Sarkozy se derrite con las dos mujeres de su vida, su mujer y su hija Giulia

nullVER GALERÍA

 

Ha pasado ya un año y medio desde que el expresidente de Francia, Nicolás Sarkozy, y su esposa, Carla Bruni se convirtieran en padres de una preciosa niña a la que llamaron Giulia. Vivían en el Elíseo y sus vidas eran bastante diferentes a como lo son ahora. Sin embargo, ahora cuando han pasado 11 meses desde que Sarkozy abandonara el poder, que no la política, el expresidente y la que fuera Primera Dama de Francia intentan ser y vivir como una familia más.

VER GALERÍA

 

La pareja se ha dejado ver en compañía de su hija, Giulia por las calles de París, un hecho que no es demasiado frecuente teniendo en cuenta la atención que levantan. Ajenos a los fotógrafos, Nicolás demostró la gran devoción que siente por su pequeña, quien en brazos de su madre trataba de esquivar, entre risas, los cariñosos besos de su padre.

 

VER GALERÍA

 

Carla Bruni, por su parte, y después de superar con nota su papel de Primera Dama, ha comenzado a compaginar, de la mejor manera posible, sus responsabilidades como madre con sus compromisos como cantante y modelo. Dejado de lado aquellos cinco años en los que se dedicó en cuerpo y alma a ser la mejor compañera y asesora de su marido, Carla acaba de publicar su cuarto disco, Little French Songs, reafirmando así su independencia profesional.

 

VER GALERÍA

 

Además de estar centrada en la promoción de su nuevo álbum, Bruni, a sus 45 años y después de dos embarazos, pues también es madre de un niño llamado Aurélien, de una relación anterior, también continua trabajando en el mundo de la moda, donde acaba de convertirse en la musa de Bulgari

Más sobre

Regístrate para comentar