Deporte, cuentacuentos y un tesoro muy dulce... la 'ajetreada' Pascua de los Obama

Con un broche de oro muy “deportivo”. Así han puesto los Obama punto y final a esta Semana Santa, que ha culminado con un completo día de juegos en los jardines de la Casa Blanca. La tradicional búsqueda del huevo de Pascua congregó a cerca de tres mil niños, acompañados de sus padres, que disfrutaron al máximo de una jornada en la que no faltaron dulces, juegos y cuentos. El presidente de Estados Unidos y su familia ejercieron de anfitriones de la velada, en la que un sol radiante de primavera hizo las delicias de los organizadores.

nullVER GALERÍA



Dispuesto a participar al máximo en la fiesta, Obama se sentó en medio de un grupo de niños para contar un cuento sobre las letras del alfabeto y las aventuras de estas, acompañado de su perro Bo, que muy quieto parecía escuchar también la historia. “Claramente el alfabeto está lleno de revoltosos” comentó con una sonrisa el político. Mientras, su esposa Michelle recordaba la importancia de tener unos hábitos de alimentación saludables y comer verduras, aunque quizá ese día los niños pensaban sólo en el chocolate y los dulces. También ella leyó algunas historias sentada a la sombra de un árbol. Las hijas de ambos Malia y Sasha se implicaron en los juegos y ejercieron además de improvisadas cuentacuentos, echando una mano a su madre para entretener a los asistentes.

VER GALERÍA



Los deportes tuvieron su hueco entre la búsqueda del dulce chocolate. La bautizada como “eggtivity zone” reunió a deportistas y entrenadores para que explicaran a los más pequeños lo bueno que es el deporte. Adrian Peterson, de los Vikings de Minnesota, la piloto de automovilismo, Danica Patrick, el gimnasta John Orozco y el base de los Wizards de Washington de la NBA, John Wall, contaron su experiencia y dieron al presidente algunos consejos. Sin pensárselo un segundo, Obama se subió las mangas de la camisa para meter algunas canastas, dar golpes de raqueta y correr un poco con su fiel Bo y un enorme conejo de Pascua buscando el "premio" en forma de dulce. ¿Ganaría él la carrera por los preciados huevos de chocolate?

VER GALERÍA

Más sobre: