Entrevistamos a Jorge Javier Vázquez: 'Para mi madre ha sido muy duro leer mi libro'

El pasado 8 de noviembre, el presentador estrella de Telecinco publicaba un libro autobiográfico titulado 'La vida iba en serio'

Entrar en casa de Jorge Javier Vázquez es entrar en un remanso de paz, aunque cualquiera pudiera pensar lo contrario. Nos recibe Cartago, el galgo que adoptó el presentador, y tras él, su dueño, sonriente, relajado y con ropa de sport. La televisión está apagada y en su salón un piano silencioso espera que comience la entrevista. Sin creerse aún el éxito de su libro, La vida iba en serio, que ya va por la 6ª edición tras ver la luz hace tan solo un par de semanas, Jorge Javier nos ofrece tomar algo y yo pulso el play.

nullVER GALERÍA



- En tan solo una semana el libro alcanzó los primeros puestos de ventas ¿Te esperabas este éxito?

Tanto, la verdad, es que no. Sé que los programas que presento tienen mucha audiencia, pero jamás pensé que eso se fuera a traducir en la venta de libros, y al final las ventas han sido tremendas, de hecho, ya vamos por la 6ª edición. Me han comentado que en algunos sitios los libros se agotan a un ritmo frenético y las firmas de ejemplares están siendo un éxito y eso me da mucha alegría. Además la gente ya se lo ha leído y me comenta que les ha gustado mucho y que hasta les ha servido de ayuda.

- ¿De dónde has sacado el tiempo para escribirlo?

La verdad es que he tenido que renunciar a ciertas cosas, por cuestión de tiempo, pero lo cierto es que mi trabajo me deja las mañana libres y los fines de semana también y esas horas las he invertido en escribir. Me gusta levantarme temprano y aprovechar la mañana y al final, la verdad, es que el cuerpo me pedía escribir, porque para mí este libro ha sido como una terapia.

- ¿Tardaste mucho en escribirlo?

No, aproximadamente 8 meses. Tenía las ideas muy claras y me ha sido más fácil escribirlo porque tiene mucho de mi vida. Además la editorial me puso una editora que se llama Mercedes Castro que me revisaba mis capítulos y era como ir haciendo los deberes. Yo le entregaba "mis artículos" y ella me iba dando ciertas directrices.

- ¿Sabían tus colaboradores y compañeros de la televisión que estabas escribiendo un libro o lo llevaste en secreto?

Sí, lo sabían y además les tuve martirizados con él. Llegaba al trabajo y cuando coincidía con que acababa de terminar un capitulo que me había tocado mucho, como en el que relato la muerte de mi padre, pues lo comentaba con ellos. Además a medida que iba avanzado en la escritura, les iba leyendo algunos fragmentos y se quedaban anonadados.

- ¿Te daban algún tipo de consejos?

No, que va, ellos lo leían y me decían que les parecía un libro muy triste, al igual que a mi editora, que hasta me "regañó" un día por haberla hecho llorar leyendo los extractos que la iba mandando. Pero también me han pasado cosas bonitas, de hecho un amigo mío me confesó que iba leyendo mi libro en el AVE Madrid-Barcelona y que había estado a punto de bajarse en Tarragona solo para decir a sus padres lo mucho que los quería. Y es que, a pesar de lo poco tradicional que yo soy, lo cierto es que al final mi libro es un canto de amor a la familia.

VER GALERÍA


- ¿Cuándo eras pequeño en algún momento soñaste con que llegarías donde estás ahora?

No, para mi era un sueño. Nunca lo imagine, pero es que nunca me paré a pensar a dónde iba a llegar. Lo veo todo muy pasajero.

- ¿Cómo recuerdas tus años en Badalona y tus primeros días en Madrid?

Mis años en Badalona los recuerdo ahora con un poco de nostalgia, porque me hubiera gustado vivirlos con mayor libertad. Los recuerdo como una época con muchísimas inseguridades y muchísimos miedos. Escondiéndome de mis padres, de mis vecinos, de la gente que me conocía… Por eso mis primeros años en Madrid fueron mágicos, trabajaba para Pronto, ganaba mi propio dinero, salía sin miedos, sin que nadie me conociera y me movía con total libertad.

- ¿Qué etapa de tu vida recuerdas como la más dura?

Una etapa muy dura en mi vida fue durante la emisión de Aquí hay tomate debido a la gran repercusión que tuvo y es que cuanta más gente te ve más gente te quiere y más gente te critica y por eso acabó siendo un programa muy complicado con el que tuve que aprender a convivir con la crítica.

- Has comentado anteriormente que este libro ha sido una especie de terapia, ¿en que te ha ayudado?

Me ha servido para comprenderme mejor. Yo soy una persona muy excesiva, si salgo, salgo hasta las 6 de la mañana, y no hasta las 3. Siempre me digo que debo llevar una vida mas tranquila, pero claro es que yo no sé. Me gusta la marcha, y aunque sé que no es sana me gusta el nivel de estrés que llevo y estar continuamente haciendo cosas. Además pienso que soy muy afortunado, por todo lo que me está pasando.

VER GALERÍA



- ¿Qué crees que pensaría tu padre viendo todo lo que has conseguido?

Creo que estaría orgulloso, muy orgulloso. Yo no pude hacer Periodismo, porque a mi padre no le gustaba y decía que no tenía futuro, y entonces hice Filología Hispánica y pensé que quizás acabaría dando clases en algún instituto, pero ya iba colaborando poco a poco con algunos artículos. Pero yo tenía claro que hiciera lo que hiciera, quería acabar en Madrid, una ciudad que tenía muy mitificada.

- ¿Ya ha leído el libro tu madre?

Sí, ya lo ha leído. Aunque no quiero hablar mucho con mi madre sobre el libro. Tan solo me ha comentado que ha sido muy duro para ella leerlo, y sobre todo me ha reñido porque me dice que debería haber hablado más con ella y haber tenido más confianza a la hora de contarle cosas, pero era algo que no me salía. De hecho creo que ella estaba dispuesta en hablar conmigo de muchas cosas cuando vivía en Badalona, pero el que no estaba preparado era yo. Pero supongo que me hubiera ayudado y que hubiera tendido un puente entre mi padre y yo.

- Después de un libro siempre viene otro… ¿Te sientes con ganas de escribir algo más?

No, de momento no. Me ha gustado mucho escribirlo y quiero disfrutar del éxito de este. Aunque como suelo embarcarme en muchas cosas, al final seguro que me convencen para escribir otro.

- ¿Dónde te ves dentro de unos años?

No lo sé. Me asusta lo que está sucediendo en España, por este motivo yo soy incapaz de decir “no” a un trabajo, me parece inmoral. Además yo siempre he escuchado en mi casa el miedo al paro y por eso se me ha quedado grabado.

- ¿Qué pides al 2013?

Le pido seguir trabajando y dar con la clave para paliar parte de los desastres de la crisis.

Más sobre: