Emotivo funeral en memoria de Íñigo de Arteaga, hijo del duque del Infantado, en Toledo

La Catedral Primada de Toledo ha sido el escenario del emotivo último adiós a Íñigo de Artega, hijo del XIX duque del Infantado y de Almudena Alcázar, que falleció el pasado domingo 14 de octubre en un accidente de avioneta. Allí se reunieron sus familiares y amigos íntimos para darle el último adiós en este funeral en su memoria.

 

nullVER GALERÍA



Con una pena difícil de borrar en sus rostros, sus padres, entraban en la catedral cogidos del brazo de sus hijos. Y es que el fallecimiento de Íñigo, marqués de Távara, conde de Corres y conde de Saldaña, de 43 años, ha sido una dura e inesperada pérdida para sus familiares y su círculo de amigos, que han quedado conmocionados. Íñigo, que desde hace dos años se dedicaba a gestionar el patrimonio familiar, después de trabajar durante diez años en la Banca de inversión en Londres, era todo un soltero de oro y el segundo de cinco hermanos, Iván, Ana, Carla y la escritora Almudena de Arteaga (entre sus obras se encuentra La princesa de Éboli).

 

VER GALERÍA



Todo ocurría cuando regresaba pilotando su propia avioneta, desde la casa familiar que poseen en Sevilla, el palacio de la Monclova, con rumbo al aeródromo de Toledo. Pero el destino quiso que una terrible tormenta se cruzara en su camino haciendo que Iñigo, que era un piloto experimentado, y sus acompañantes, Gonzalo Lapique, primo de Cari Lapique, y María África de la Calle del Cubillo, sufrieran un aparatoso accidente en la localidad toledana de San Pablo de los Montes.

Esta no será la única misa en su memoria, ya que mañana martes, 23 de octubre, tendrá lugar la misa funeral en la parroquia de San Francisco de Borja (Jesuitas), en Madrid.

Más sobre

Regístrate para comentar