Puente del Pilar playero: La familia Goyanes, 'casi al completo', de vacaciones en Marbella

El gran ausente en esta escapada fue el marido de Carla Goyanes, el empresario Jorge Benguría, con el que la hija menor de Cari, reside en Miami

Aprovechando el pasado puente del Pilar, la familia Goyanes, casi al completo, hizo las maletas para pasar unos días en su casa de Marbella. El 'clan' se ha visto ampliado en los dos últimos años y a Cari Lapique y Carlos Goyanes, además de sus dos hijas, Caritina y Carla, se sumaron sus dos nietos, Pedrito, de 2 años, y Carlos de 3 meses.

nullVER GALERÍA

Con las bolsas de equipaje y los carritos de los bebés, la familia se dispuso a pasar un puente muy relajado en la localidad malagueña, hasta la que también se trasladó el marido de Caritina, Antonio Matos, no así, el marido de Carla, Jorge Benguría, con el que la hija menor de Cari, reside en Miami.

A pesar de que nos hubiera gustado ver a todos juntos disfrutando de un día de playa, la única que se atrevió a pisar la arena y a darse un chapuzón fue Cari Lapique, quien acompañada por su nieto Pedrito pasó una jornada playera muy divertida.

VER GALERÍA

Luciendo figura enfundada en un biquini azul estampado, abuela y nieto se lo pasaron en grande, ya que el niño adora a Cari y ella se desvive por el pequeño, pues es conocida la pasión que tiene por los bebés y mucho más si estos son sus nietos.

Cari siempre que puede esta con los benjamines de la casa, aunque con el pequeño Carlos apenas puede estar, dado que su hija, Carla reside con su marido, Jorge, en Miami, por lo que tiene que ser ella la que los visite en ocasiones si quiere ver al niño que nació el pasado mes de julio. La última vez que vimos a Cari junto al pequeño Carlos, fue el pasado mes de septiembre, cuando Carla y Jorge decidieron bautizar al pequeño en la Parroquia de los Sagrados Corazones de Madrid.

VER GALERÍA

Sin embargo y a pesar de lo relajadas que se presentaban estas minivacaciones, el final de éstas ha tenido un triste desenlace para la orgullosa abuela, pues ayer, Cari Lapique se enteraba del trágico accidente aéreo que había sufrido su primo, el empresario Gonzalo Lapique Alonso, de 45 años, fallecido la tarde del domingo al estrellarse la avioneta en la que viajaba junto a Íñigo de Arteaga y de Alcázar, marqués de Távara e hijo del duque del Infantado y otra de las ocupantes, y María África de la Calle del Cubillo, de 21 años.

Más sobre: