Eugenia Martínez de Irujo y Francisco Rivera, cara a cara en la vista oral por la custodia de su hija

nullVER GALERÍA

 

Eugenia Martínez de Irujo y Francisco Rivera ha llegado esta mañana al Juzgado de Familia de Madrid, donde tiene lugar la vista oral por la custodia de su hija Cayetana. Seria, con un pantalón vaquero, camisa blanca y gafas de sol, la duquesa de Montoro llegó poco antes de las nueve de la mañana acompañada por su abogada, Cristina Peña.

 

nullVER GALERÍA


Casi una hora después, también llegaba su exmarido, Francisco Rivera, con traje y el gesto igualmente serio, sin querer hacer ningún tipo de comentario sobre el proceso. En el caso de que la pareja no haya conseguido llegar a un acuerdo durante la vista de esta mañana, se celebraría un juicio.

A la salida de la vista oral, evitaron también hacer cualquier tipo de declaración ante las cámaras que les esperaban. "Me vais a perdonar, pero no voy a hablar nada", decía Eugenia, después de más de tres horas y media dentro del juzgado. Poco después salía Francisco: "Es un tema muy delicado, está mi hija en medio. Entended que no comentemos nada y respetad al máximo que hay una menor, que es mi hija. No tengo nada que decir", decía.

Desde que Francisco Rivera interpuso a principios de verano una demanda en la que solicitaba la custodia de su hija, Cayetana, argumentando que la niña quería vivir en Sevilla con él, la relación con Eugenia y con su familia, que era muy cordial, sobre todo con la duquesa de Alba, se ha enfriado. Eugenia no está de acuerdo con esta decisión de su exmarido y, hasta que el juez no diga lo contrario, Cayetana continúa con su vida en Madrid y ya ha empezado su curso escolar en un colegio de la capital.

Más sobre: