Aitor Ocio: 'Con nuestra hija yo he hecho de padre y Laura ha sido su madre en todo momento'

El futbolista estuvo en el programa Territorio Comanche y allí habló su retirada, de su hija y de su relación con su expareja, Laura Sánchez

Tras colgar sus botas de fútbol el pasado 14 de junio y despedirse entre lágrimas del Athletic Club de Bilbao, Aitor Ocio tiene varios proyectos a los que dedicarse a partir de ahora, y de todos ellos habló con la periodista Cristina Tárrega en el programa Territorio Comanche.

Muchas tardes de gloria y también algunas de sufrimiento le ha dejado su carrera deportiva, pero entre todas sus victorias, Aitor tiene claro cuál ha sido la más importante de su vida: “Mi hija es sin duda el mayor triunfo de mi vida, está por encima de cualquier otra experiencia, cualquier otra vivencia”, confesaba.

 

nullVER GALERÍA


Su vida gira alrededor de Naia desde que nació hace cinco años, y en el programa recordó cómo fue la primera vez que la vio: ‘Por poco me lo pierdo. El parto estaba programado y salí a comprar unos globos para ponerlos en la habitación para cuando trajeran a Laura y a la niña. Pero luego el parto se adelantó tanto que me tuvieron que llamar. Finalmente fue parto natural y lo vi todo. Lloré, claro”. Aitor y Laura Sánchez terminaron su relación cuando Naia tenía casi tres años, y después de dos años de juicios por la custodia su custodia, la niña vive un tiempo con cada uno: “La custodia es compartida, por las circunstancias laborales de Laura, porque donde estábamos residiendo era en Bilbao y porque mi profesión es de lunes a viernes me permite tener más estabilidad”.

También quiso dejar claro que ninguno de los dos ha tenido que hacer de padre y madre, porque los dos están con su hija: “Yo he hecho de padre y Laura ha sido su madre en todo momento. De la misma forma que si la niña ha estado con Laura y yo estaba fuera por algún partido, lógicamente era Laura quien se ocupaba y viceversa”.

 

VER GALERÍA



Aitor tiene ahora 35 años y su retirada del fútbol profesional es una decisión muy meditada, sobre todo después de su última lesión, pero aún así, no pudo evitar derramar algunas lágrimas: “No me esperaba que me fuera a costar tanto porque era algo que tenía muy meditado y muy madurado y asumido. No soy amigo de despedidas, lo paso mal, realmente tengo soy muy sentimental me afectan mucho las emociones”, contaba sobre su despedida.

Asegura que no va a echar de menos el fútbol a partir de ahora, porque ha disfrutado mucho de este deporte, pero ahora hará muchas otras cosas que antes no podía, por los esfuerzos que conlleva ser un deportista profesional: “Se cierra una etapa de mi vida. Mucho de lo que soy y que he hecho ha sido por el fútbol. Estoy muy agradecido al fútbol, pero también me ha quitado momentos de mi vida”. Ahora se centrará en el centro de estética que ha abierto y en el centro de de paddle que tiene previsto.

Más sobre: