David Beckham, loco con su pequeña Harper: 'Todavía me sorprendo al ver que tenemos una niña'

Ya falta un mes para que Harper Seven cumpla un año y todavía sus padres, David y Victoria Beckham, no se creen que hayan cumplido su sueño de tener una niña. Así lo ha confesado el orgulloso padre, quien asegura que todavía se queda asombrado cuando lo piensa. “Todavía me sorprendo cada vez que le cambio los pañales. Pienso: ‘Oh Dios, tenemos una niña”, decía el futbolista en una reciente entrevista. “Ella es relajada, femenina… Puede sonar un poco tonto, pero todo a su alrededor es femenino”, añade.

 

nullVER GALERÍA

 

David dice que ella es muy diferente a sus hermanos, Brooklyn, de 13 años, Romeo, de nueve, y Cruz, de siete, porque es más calmada, aunque no sabe si esta calma terminará cuando sea un poco más mayor y empiece a correr por la casa. “Tengo muchos amigos que tienen hijas y me contaron lo diferentes que son a los niños, y hasta que no ha nacido Harper no me he dado cuenta de ello”, asegura David. Y añade: “Tener tres niños… Hay un montón de energía en la casa, ellos ya están muy activos desde que se levantan hasta que se van a dormir y Harper es completamente diferente”.

 

VER GALERÍA

 

El futbolista, que este fin de semana ha estado en Inglaterra, también ha dicho en esta entrevista que él y Victoria no descartan la posibilidad de volver a ser padres de nuevo: “Somos muy afortunados por tener cuatro hijos sanos, si tuviéramos uno o dos más… La idea de tener dos hijos más quizá asustaría a Victoria, pero uno más, puede que sí. Ya veremos, nunca se sabe”.

 

nullVER GALERÍA

 

Y mientras a David se le cae la baba allá por donde va hablando de la niña de sus ojos, Harper va creciendo a pasos agigantados y ya no va en los brazos de su madre, como estamos acostumbrados a verla. A Victoria Beckham parece que la pequeña Harper ya empieza a pesarle un poco y ahora la niña va en una silla de paseo para niños. Ya ha habíamos visto en carrito paseando con su niñera, pero siempre que iba con su madre, ésta la llevaba en brazos. A punto de cumplir un año, Harper ha crecido mucho en los últimos meses y para cualquier madre es mucho más cómo que vaya así, además, así la pequeña va mucho más pendiente de lo que sucede a su alrededor. Este fin de semana la hemos visto en su silla mientras iba de compras con su madre, con su hermano mayor y con sus abuelos maternos Jacqueline y Tony, a un centro comercial de Los Ángeles, donde a pesar de tener su silla de paseo, pasó un rato en los brazos de Victoria y en los de Brooklyn. Así no pierde esta costumbre tan rápido.

Más sobre: