Sebastián Palomo Linares: 'Mi matrimonio fracasó, pero es agua pasada y no merece la pena hablar de ello'

El torero ha concedido su primera entrevista en televisión desde su separación de Marina Danko

Sereno, ilusionado y lleno de energía. Así es como define Sebastián Palomo Linares el capítulo de su vida en el que se encuentra actualmente. El torero ha concedido su primera entrevista en televisión desde su separación de Marina Danko y ha hablado no sólo de cómo lleva su nueva situación y de la relación que mantiene con sus hijos, sino también de los rumores que surgieron a raíz de sus fotografías con Lilia López.

"He fracasado en el matrimonio, pero a mi familia la tengo, a mis hijos, le puede llamar un fracaso por supuesto, pero para mí ha sido una cosa maravillosa porque he encontrado paz y mucha alegría", declaraba a Mariló Montero en su programa Las Mañanas de la 1 de Televisión Española. "Yo no hablo de Marina, eso no se toca, ya es agua pasada. A mí me gusta hablar de toros, de naturaleza, de mi pintura... No se pude hablar de esas cosas, no merece la pena", afirmaba tras la insistencia de las preguntas de la periodista.

Palomo Linares tampoco tuvo ningún reparo en hablar de su relación con la diseñadora de joyas venezolana, con la que mantienene una gran amistad desde hace años. "Fuimos novios, pero ahora mismo no. Nos queremos mucho, yo quiero mucho a su familia, nos queremos de toda la vida, una gente que respeta, que sabe darle sitio a cada persona... Son una gente extraordinaria", aseguraba el torero sobre Lilia López. Eso sí, respecto a la posibilidad de volver a empezar una relación con una mujer, el torero lo tiene claro: "Yo si, divinamente. Estoy abierto al amor. Todo es cuestión de proponerlo".

Tras los difíciles momentos vividos durante su separación, Palomo Linares se ha refugiado en la pintura, una pasión que le lleva dando alegrías desde el año 1967, cuando hizo su primera exposición en Colombia: "No es ninguna terapia, es una necesidad. He pintado toda mi vida desde que tengo uso de razón y ahora le dedico mucho más tiempo que antes". Además, como todo artista, su obra refleja en gran medida el estado de ánimo en el que se encuentra: "Tiene mucha luz, mucha claridad, muy buena energía, tiene un sentimiento muy limpio. Quiero que refleje eso para que se transmita a la gente". "Últimamente estoy pintando colores más claros. Estoy más abierto porque mi espíritu ahora está muy abierto y, entonces, estoy encontrado más luz", añade. Pero, "¿quién le da esa luz?", preguntaba Mariló Montero: "La tranquilidad y la felicidad en mi alma, que está muy en paz", respondió.

Más sobre: