Felices y sonrientes, Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana disfrutan de unos días en Miami

A pesar de la polémica en la que se han visto envueltos en los últimos meses, a raíz del enfrentamiento entre Arantxa Sánchez Vicario y sus padres, la tenista y su marido, Josep Santacana, han puesto al mal tiempo buena cara y les hemos podido ver muy felices y sonrientes asistiendo al Torneo Sony Ericsson de tenis que se disputa estos días en Miami.

 

VER GALERÍA



A principios de febrero, Arantxa sorprendía a todos con la publicación de unas memorias en las que denunciaba la gestión que sus padres habían hecho de todas las ganancias que había cosechado durante su exitosa carrera como tenista y también contaba que se encontraba “sin recursos”, porque todo lo que había ganado ha desaparecido. En las últimas semanas, algunos medios de comunicación han publicado que su situación económica no es tan precaria como dice, ya que podría tener un patrimonio que rondaría los 30 millones de euros. Sin embargo, la dos veces ganadora de Roland Garros no ha querido confirmar o desmentir dichas informaciones.

Tras la publicación de este polémico libro, ¡Vamos! Memoria de una lucha, una vida y una mujer, Arantxa se ha volcado en su marido, Josep María Santacana, quien le ha dado todo su apoyo en estos difíciles momentos familiares que atraviesa, y en sus hijos, Arantxa y Leo.

Para los padres de la tenista, Marisa y Emilio Vicario, escuchar las declaraciones de Arantxa ha sido un duro golpe y no tardaron en emitir un comunicado en el que negaban todo lo que decía su hija y expresaban el dolor que les producía todo lo que estaba pasando. Por su parte Emilio Sánchez Vicario también se ha pronunciado sobre las memorias de su hermana, y no ha dudado en defender la postura de sus padres: "Lo que ha dicho mi madre es todo verdad. Cada uno que haga sus conjeturas, pero ¿cómo te sentirías si te hace algo así una hija?".

 

VER GALERÍA



Por el momento la relación familiar está rota y Arantxa no quiere saber nada de sus padres salvo que sea por vía judicial. Además, reclama los 45 millones de euros que generó durante su carrera como tenista, porque asegura que no puede hacer frente a todas sus deudas.

Más sobre: