En ¡HOLA!: Emprendedoras con mucha clase

Las diseñadoras Mónica y Valvanuz Abascal, la restauradora Cristina Comenge Barreiros, la escultora Teresa de la Pisa y la interiorista Alejandra Bustamante desvelan esta semana en la revista ¡HOLA! las claves de su éxito

En ¡HOLA!: Emprendedoras con mucha claseVER GALERÍA



Esta semana han posado para las páginas de la revista ¡HOLA! las diseñadoras Mónica y Valvanuz Abascal, la restauradora Cristina Comenge Barreiros, la escultora Teresa de la Pisa y la interiorista Alejandra Bustamante. Pertenecen a conocidas familias de la sociedad española, rozan la treintena, la mayoría están casadas, algunas tienen niños pequeños, y todas ellas, creatividad a raudales. Destinadas, tal vez, a destacar en mundos tan prosaicos como las leyes o las finanzas, optaron por caminos más artísticos y, con mucho talento y grandes dosis de esfuerzo, han obtenido resultados brillantes. Laura Vecino, duquesa de Feria, las ha reunido en un excepcional reportaje en el que han desvelado, vestidas con las prendas de la colección de primavera-verano de Mango, las claves de su éxito y sus gustos por la moda.

Valvanuz y Mónica Abascal
Las hermanas Valvanuz y Mónica Abascal son el tándem que está detrás de Vega Cárcer, la firma de bolsos de cocodrilo de granjas de Colombia que en un año se han convertido en el "must have" de las amantes del estilo y la calidad. Valvanuz, licenciada en Empresariales y con 12 años de experiencia en consultoría estratégica, y Mónica, que estudió Derecho -aunque siempre ha diseñado para emrpesas de moda-, decidieron lanzar sus bolsos de alta costura, que hacen por encargo en su "showroom" del barrio de Salamanca.

Teresa de la Pisa
A sus 32 años, Teresa de la Pisa pueda presumir de ser la escultora de moda. Sus obras decoran los salones y jardines más exclusivos de España, además de los escaparates de Aristocrazy, Anmoder o Casa Decor. Nada convencional, Teresa, que también es diseñadora de moda, trabaja con bronce, cobre, aluminio, alpaca y latón, mezclándolos con corales, caracolas, erizos, maderas..., creando piezas artesanales, pero muy glamourosas, como sus árboles de metal, de una manera espontánea y natural. Y mientras cuidad de su bebé de dos meses, no para de recibir encargos. "Dicen que hago piezas originales, alegres y decorativas. Personalmente, creo que mi éxito es fruto de mucho esfuerzo e ilusión", reconoce.

Cristina Comenge Barreiros
Cristina Comenge es otro claro ejemplo de cómo a base de espíritu creativo, tesón y mucho trabajo se pueden hacer realidad los sueños. Aunque estudió Derecho e hizo el máster de Periodismo de El País -animada por Jesús Polanco, que estuvo casado 20 años con su madre, Mari Luz Barreiros-, montar un restaurante era su máximo anhelo, y hace cinco años inauguró Oven 180, que, gracias a una novedosa carta, la exquisita decoración de Pascua Ortega, las mejores críticas y una ilustre clientela, pronto se convirtió -y lo sigue siendo- en uno de los sitios de moda de Madrid. "Me gasto más dinero en libros y utensilios de cocina que en ropa. Aún así, algún trapito me compro", declara.

Alejandra Bustamante
Tras estudiar Comunicación Audiovisual e Historia del Arte en Londres y trabajar durante dos años en el sector audiovisual, Alejandra Bustamante decidió unir sus pasos profesionales a los de su padre, el prestigioso interiorista Luis Bustamante. "Fue entonces cuando hice cursos de dibujo para aprender sobre la parte más técnica de este trabajo", revela Alejandra, de 29 años, casada y con un niño de ocho meses.

El reportaje completo, en la revista ¡HOLA! de esta semana.

Más sobre: