Las dos mujeres más importantes de la vida de Cristiano Ronaldo se desviven por su hijo

El futbolista tiene que estar muy orgulloso de cómo su novia, la modelo rusa Irina Shayk, y su madre, Dolores dos Santos, cuidan de su pequeño cuando él está en el terreno de juego

Las dos mujeres más importantes de la vida de Cristiano Ronaldo compartieron palco en el Santiago Bernabéu para disfrutar del encuentro que enfrentó este domingo al Real Madrid contra el Espanyol y que terminó con un resultado de cinco goles a cero. Sin embargo, Irina Shayk, novia del futbolista portugués, y Dolores dos Santos, madre del mismo, ocuparon asientos separados durante todo el partido, un hecho que ha avivado los rumores ya existentes sobre la tensa relación que las une.


Las dos mujeres más importantes de la vida de Cristiano Ronaldo se desviven por su hijoVER GALERÍA



Rumores a un lado, lo único cierto es que Irina y Dolores se desviven por el hijo de Cristiano Ronaldo, tambíén llamado Cristiano. El pequeño, que vino al mundo el 17 de junio de 2010, es un niño muy despierto, de pelo muy moreno y rizado. Durante el tiempo que duró el partido, tanto la madre como la novia de Cristiano estuvieron muy pendientes del pequeño, que no paró de jugar con ellas y con otros dos niños que estaban en el palco. Es la primera vez que vemos a la modelo rusa con el hijo de su novio y a juzgar por las imágenes se llevan de maravilla. Cada vez que el niño requería su atención, Irina dejaba de mirar a su chico en el terreno de juego para hablarle, jugar o simplemente abrazarle. Y cuando Cristiano se cansaba de los brazos de la top corría a los de su abuela que le esperaba con una gran sonrisa.


Las dos mujeres más importantes de la vida de Cristiano Ronaldo se desviven por su hijoVER GALERÍA



Cristiano Ronaldo tiene que estar muy orgulloso de las dos mujeres que cuidan de su hijo cuando él no está. Pero no son las únicas. Las hermanas del delantero, Elma y Kátia Aveiro, también se han volcado en el cuidado del niño. Las dos se trasladaron a Estados Unidos para ocuparse de los procedimientos legales que les permitieran llevarse al bebé a Portugal una vez hubiese nacido y Kátia prestó su casa de Motia a Cristiano para celebrar el bautizo del pequeño. Además, fueron las primeras que hablaron del niño tras su nacimiento. "Tiene los ojos marrones, el pelo castaño como Cristiano y es muy tranquilo, sólo come y duerme", declararon.

Más sobre

Regístrate para comentar