Marta Ortega y Sergio Álvarez se dieron el 'sí quiero' en una ceremonia marcada por la discreción

La heredera del imperio Inditex y el jinete asturiano contrajeron matrimonio pasadas las ocho de la tarde de este sábado

  La boda de Marta Ortega y Sergio ÁlvarezVER GALERÍA


La heredera del imperio Inditex, Marta Ortega, de 28 años, y su novio, el jinete asturiano Sergio Álvarez Moya, de 27, que encabeza el ránking nacional de saltos, contrajeron matrimonio este sábado en el idílico pazo que la familia de la novia posee en la localidad de Anceis, en el municipio coruñés de Cambre.

Los 200 invitados al enlace, entre los que se encontraban familiares y muchos amigos de la pareja, como la amazona Athina Onassis y la soprano Ainhoa Arteta y su marido, el jinete Jesús Garmendia, comenzaron a llegar al pazo en minibuses con cristales tintados alrededor de las siete de la tarde. El novio, vestido de Massimo Dutti, llegó junto a su madre, Margarita Moya Zamora, pasadas las ocho menos cuarto. Veinte minutos después, lo hacía una sonriente Marta Ortega y su padre, Amancio Ortega. En ese momento, se desveló el secreto mejor guardado: el traje de la novia. Contra todo pronóstico, la heredera del imperio Inditex lució un elegante vestido del diseñador Narciso Rodríguez. Llevaba un precioso ramo confeccionado por el francés Thierry Boutemy y el pelo recogido en un moño estratégicamente despeinado del que salía el velo.


La boda de Marta Ortega y Sergio ÁlvarezVER GALERÍA



Una vez en el interior, los novios se dieron el "sí, quiero" en la pequeña capilla virtual creada expresamente para la ocasión, que tan solo tenía capacidad para doce personas. El resto de invitados siguieron la ceremonia a través de las pantallas de plasma integradas en la pared de la antesala de la capilla. Un coro gallego interpretó piezas de la tierra, en particular las cantigas de Santa María de Alfonso X El Sabio, y la soprano Ainhoa Arteta cantó el Ave María de Gounod. El gabinete de prensa contratado para la ocasión desveló que la decoración de la capilla era "muy sobria", ya que buscaba subrayar la intimidad de un acto familiar y religioso.



Convertidos en marido y mujer, Marta y Sergio se reunieron con sus invitados en la carpa del banquete nupcial, que "recreaba el ambiente de un club hípico inglés". Allí, degustaron un exquisito menú elaborado por dos grandes cocineros: el gallego Marcelo Tejedor, que luce una estrella michelín en su establecimiento Casa Marcelo de Santiago de Compostela, y el asturiano Nacho Manzano, que recientemente ha logrado la segunda estrella michelín para Casa Marcial. El plato estrella del menú fue la merluza de Celeiro, el plato preferido de la novia, y los vinos que regaron tan exquisito manjar fueron el Rías Baixas Pedralonga 2010 y el rioja Roda I Reserva 2006. Y para cerrar la velada, milhojas de crema de vainillas.


nullVER GALERÍA


 
Las mesas del banquete -alargada la de los novios y redondas las de los invitados- estaban vestidas con delicados encajes de Camariñas y con arreglos florales inspirados en la pintura de los primitivos flamencos (obra del mejor florista del mundo, el francés Thierry Boutemy). Pero como el buen gusto no está reñido con el lujo, en la boda de Marta y Sergio la vajilla y la cubertería eran de Zara Home.

Pese a la expectación mediática suscitada, la boda de la heredera del imperio Inditex ha sido una boda íntima concebida para el disfrute de los novios, sus familiares y sus amigos más cercanos. La organización del enlace comunicó a los periodistas que cubrían la boda del año que no se iba a distribuir una foto oficial de los recién casados, pero tuvieron el detalle, como relata el periodista de ABC, Martín Bianchi, de ofrecerles "orejas artesanales, un plato típico de la cocina gallega en los carnavales".

Más sobre

Regístrate para comentar