La misma exposición, a diferente hora. La baronesa Thyssen y su hijo Borja, con Blanca Cuesta, a punto de cruzarse

Juntos pero no revueltos, así han estado Tita Cervera y Borja y Blanca Thyssen en la Feria de Arte Contemporáneo ARCO, que estos días ha abierto sus puertas en Madrid. Parece que la reconciliación familiar todavía tendrá que esperar, ya que madre, hijo y nuera han estado el mismo día en el recinto ferial, pero a diferentes horas. Y es que no hay ningún tipo de relación ni comunicación entre ellos desde hace dos años.

 

VER GALERÍA



La baronesa Thyssen quiso faltar a esta cita anual con el arte y ayer por la mañana recorrió alguna de las galerías de esta muestra de diferentes artistas, mientras que Borja y Blanca lo hicieron lo mismo con tan sólo unas horas de diferencia. Una situación a la que bien podría aplicarse el estribillo de la canción de Chenoa “Cuando tú vas, yo vengo de allí”.

 

VER GALERÍA



La pareja, que ya ha cumplido cuatro años de matrimonio y tiene dos hijos, Sacha de cuatro años, y Eric, de uno y medio, estuvo mirando detenidamente muchas de las obras expuestas durante más de dos horas y después se animaron a comprar algunas, mientras guardaban silencio ante las preguntas de los periodistas sobre cuál es su situación actual con la baronesa Thyssen.

Las últimas declaraciones que han hecho sobre sus problemas familiares Tita Cervera aseguraba que se había intentado ponerse en contacto en varias ocasiones con su hijo a través del teléfono, pero que éste no respondía a sus llamadas, mientras que Borja aseguraba que esto no era cierto, que en ningún momento ni él, ni su mujer, habían recibido dichas llamadas. Un cruce de acusaciones que esperamos que tenga un final feliz, porque a pesar de sus disputas y lazos de sangre siguen teniendo otro nexo de unión, como es su pasión por el arte.

Más sobre: