Gemma Mengual, la 'sirena' más laureada, dice adiós a la natación sincronizada: 'Había días que se me hacía muy duro dejar a mi hijo'

Bajo la atenta mirada de sus padres, de su pareja, Enric, de su pequeño Nil, de tan solo un año y tres meses, Gemma Mengual se ha despedido hoy entre lágrimas de la Natación Sincronizada, el deporte al que ha dedicado su vida y en el que ha conseguido llevar a España a lo más alto del podio en varias ocasiones.

 

nullVER GALERÍA


No ha sido ninguna lesión lo que ha hecho a esta “sirena” dejar la competición, sino el sentimiento de que ya ha terminado con esta etapa de su vida. “Siento que ya le he dado a este deporte todo lo que le tenía que dar”, ha dicho durante la rueda de prensa que ha ofrecido en el Museo Melcior Colet de Barcelona. Aunque ha habido lágrimas, ha dicho adiós feliz, porque asegura que es la decisión acertada. "Los deportistas tenemos la suerte de poder retirarnos jóvenes. Y yo además no lo hago porque tenga problemas personales o por culpa de las lesiones, sino que lo hago convencida de que es lo que realmente deseo", afirma.

 

VER GALERÍA



Fue en diciembre del año pasado, cuando el equipo español de natación sincronizada viajó a China para participar en la FINA World Trophy, cuando se dio cuenta de que era el momento de poner punto y final a todos los esfuerzos y sacrificios que suponen ser una deportista de élite y pasar más tiempo al lado de su familia: "Tenía que despedirme de Enric y de Nil y no quería hacerlo. Entonces me di cuenta de que esto ya no me hacía feliz, de que ya no me sentía realizada y de que había llegado el momento de dejarlo". En 2009 dejó natación para tener a su hijo y desde que nació su vida ya no es la misma: “Mis prioridades han cambiado. Volví a los entrenamientos y la exigencia, aunque ya la conocía, pero con mi nueva situación y todo lo que me suponía, y vi claro que ya era una tontería. Había días que se me hacía muy duro irme de casa y dejar a Nil porque luego apenas lo podía ver una hora”.

A sus 34 años, la nadadora se retira con un intachable palmarés a sus espaldas, tras varios años cosechando medallas y siendo la única nadadora del mundo que ha conseguido cuatro medallas de oro en unos campeonatos del mundo o europeos. Gracias a sus victorias, la natación sincronizada ha ganado muchos adeptos en España en los últimos años y se retira después de haber ganado 37 medallas, pero con una espinita clavada, el no haber podido conseguir una medalla de oro en unos Juegos Olímpicos: "Me hubiera gustado ganarla, pero la vida es así, no puedes lograr todo lo que te propones", dice. Ahora quiere dejarse sorprender por lo que le depare el futuro, aunque cuenta que le gustaría seguir vinculada al deporte.

 

VER GALERÍA


En la rueda de prensa, a la que también han asistido la seleccionadora, Anna Tarres, y sus compañeras de equipo, Fernando Carpena y Enric Bertrán, presidentes de la federación española y catalana de natación, respectivamente, e Ivan Tubau, secretario general del Deporte de la Generalitat, ha recibido un gran ramo de flores.

Más sobre

Regístrate para comentar