María Jose Campanario: 'A Jesús no se le han contagiado mis ganas de estudiar, él es un hombre de campo al que le gusta lo que hace'

Está feliz, contenta y dedicada a su familia y a sus estudios, aunque siempre que puede intenta hacer un hueco en su agenda para cumplir con sus compromisos profesionales. Muy delgada, con un vestido negro y unos zapatos de plataforma de los diseñadores sevillanos Victorio & Lucchino, María José Campanario se mostró mucho más animada que hace unos meses. Tras vivir dos golpes bajos, primero con el juicio de la' Operación Karlos' y después la expulsión de la Universidad Europea de Madrid en la que estaba cursando sus estudios de odontología.

nullVER GALERÍA

Tras la expulsión, la mujer de Jesulín de Ubrique, declaró: "Me han roto un sueño, pero voy a hacer todo lo posible por seguir estudiando" aseguró abatida María José Campanario a principios del pasado mes de octubre. Y dicho y hecho, María José Campanario se ha propuesto finalizar sus estudios y parece que nada ni nadie se lo va a impedir y a día de hoy está encantada con sus clases en la Escuela Técnica Superior Antonio de Solís, de Sevilla, donde se matriculó para obtener el título de Técnico Superior en Prótesis Dentales tras regresar de la Universidad Privada de Barcelona que tuvo que dejar porque su familia la echaba mucho de menos. 

VER GALERÍA

Así, el pasado jueves, pudimos ver a una María José Campanario mucho más contenta y satisfecha porque su decisión fue muy pensada y meditada y su familia estaba antes que los estudios a distancia. Ahora que está en Sevilla a una hora de Arcos, donde la familia Janeiro-Campanario tiene fijada su residencia, se hace menos pesado para ella separarse de los suyos y con el aliciente que tras terminar sus clases se reencuentra con su marido y sus pequeños. De ellos, de sus estudios y de su rutina nos habló María José Campanario.


-Hace tiempo que no vemos en un acto social ¿cómo te encuentras? ¿Y en Sevilla, cómo van tus estudios?
- Muy bien, tranquila, contenta. A ver lo que hago en Sevilla no es lo que estaba haciendo ni en Madrid ni Barcelona, es algo distinto aunque quizás me lleve al mismo camino aunque sólo que es algo más lento pero estoy muy contenta y feliz.

-¿Retomará en un futuro los estudios de Odontología?
-Espero retomar mis estudios de odontología algún día. 

-Bueno y tus niños que te dicen cuando te ven estudiar… ¿estudiáis y compartís mesa de estudio?
-Mi niña sí. Además aprobó bastantes asignaturas estudiando conmigo porque le costaba mucho menos ponerse.

-Entonces, ¿ejerces de mamá y de estudiante en casa, no?
-Por supuesto. Hay que ejercer de mamá, sino no se puede ejercer de nada con ellos.

-Bueno y a Jesús lo hemos visto entrenando y toreando. Parece que está más animado, no, ¿qué te parece a ti?
-Bueno yo lo veo bien. Él está toreando poquito y entrenando. A mí me parece bien porque el siempre ha respetado mis decisiones y yo las suyas y yo estoy encantada si él está contento.

VER GALERÍA

-María José te vemos en un centro médico estético ¿te gusta cuidarte?
-Me encanta cuidarme y verte mejor conforme van pasando los años es fantástico.

-Y Jesús ¿te dice muchos piropos?
-Mi marido me piropea en casa y fuera de casa mucho más.

-Y una curiosidad, ¿con tanto ambiente de estudio en casa no se contagiará tu marido, no?
- Jesús es un hombre de campo al que le gusta lo que hace. Nunca ha sido de estudiar pero le encanta aprender. No es una persona que vaya a dedicarse a estudiar aunque te diré que tiene una memoria que ya la quisiera yo para mí.

-Hace unos días se reencontró Jesús con su hija Andrea en Madrid… ¿cómo fue el feliz encuentro?
-Mira de ese tema prefiero no hablar porque las cosas están ahora estupendas y prefiero dejarlas como están, estupendas.

Al acto de inauguración del centro médico estético acudieron otras caras conocidas como las modelos y ex misses España Raquel Rodríguez, Elisabeth Reyes, y la sevillana María José Suárez que confesó estar encantada y feliz con su nuevo amor, un jinete muy discreto llamado Fernando.

Más sobre

Regístrate para comentar