Borja Thyssen y Blanca Cuesta sorprenden a su hijo Sacha por su cuarto cumpleaños

Aunque sus padres han planeado para él una fiesta el próximo fin de semana, el pequeño recibió como regalo el día que cumplía cuatro años un taller mecánico de madera

Los Thyssen Cuesta están de cumpleaños. Sacha, el mayor de los hijos de Borja y Blanca, celebra su cuarto aniversario sin que la polémica familiar entre sus padres y su abuela, Carmen Cervera, se haya disipado a pesar del paso del tiempo. Y es que, un año más, la baronesa Thyssen fue la gran ausente en el día de su nieto mayor, aunque al parecer el año pasado sí le envió un telegrama de felicitación.


Borja Thyssen y Blanca Cuesta recogieron a su hijo Sacha del 'cole' el día que éste cumplía cuatro añosVER GALERÍA


A pesar de esta sonada ausencia, Sacha disfrutó de su día como un niño más yendo al colegio, de donde salió con una bolsa de chucherías, signo de haber disfrutado de una pequeña celebración con sus compañeros. Así le recogieron sus conocidos papás en el centro escolar al que el pequeño acude a clases desde que este año toda la familia se trasladara a Madrid desde Barcelona.

A pesar de ser su cumpleaños, lo cierto es que las ganas de celebración aún tendrán que esperar unos días hasta que llegue el fin de semana, ya que Borja y Blanca han organizado una fiesta infantil para todos los amigos de su hijo mayor, que podrán compartir una divertida tarde con el homenajeado en la que no faltarán los regalos y la tarta.

Aún así, y como no podía ser de otra manera, Sacha celebró su día junto a su familia nada más terminar la jornada escolar. Y es que, a su llegada a su casa, el pequeño pudo abrir su primer regalo de cumpleaños: un taller mecánico de madera, que parece ser uno de los juguetes favoritos del pequeño, al parecer todo un aficionado a los coches y a la mecánica a pesar de su corta edad.


El pequeño salía del colegio con una bolsa de caramelos, signo de haber celebrado su aniversario con sus compañeros de claseVER GALERÍA


Continúa el enfrentamiento
Aunque la ‘guerra’ entre la baronesa Thyssen y su hijo se mantiene desde hace años, lo cierto es que el nacimiento de Sacha parecía haber traído la paz a la familia, algo que al poco tiempo quedó en un simple amago. La baronesa puso en duda la paternidad de Borja, lo que le llevó a hacerse las pruebas, que confirmaron definitivamente que el hijo de la baronesa es el padre del niño. Sin embargo, el enfrentamiento continuó cuando Borja le reclamó judicialmente dos cuadros a su madre, quien aseguró que su hijo estaba siendo mal asesorado. Éste declaraba que el motivo de la mala relación con su madre siempre había sido su mujer, Blanca.

A día de hoy, Carmen Cervera está totalmente al margen de la vida cotidiana de su hijo, su nuera y sus dos nietos. Y aunque a Borja y a Blanca les gustaría que terminase el conflicto familiar, según sus últimas declaraciones, lo cierto es que tampoco dejan que ello empañe su felicidad. Ellos están inmersos en la educación de sus dos hijos, que son la alegría y el orgullo tanto de ellos como de la familia materna.

Más sobre

Regístrate para comentar