Kiko Rivera y Jessica Bueno, la sonrisa de la reconciliación

Un restaurante italiano del barrio de Triana, en Sevilla, ha sido el escenario de la cena de reconciliación de Kiko Rivera y Jessica Bueno. El hijo de Isabel Pantoja viajó ayer hasta la capital hispalense para hablar con la modelo e intentar arreglar sus diferencias. Después de estar juntos por la tarde, con un gesto algo serio, llegó la noche y una cena, y de nuevo vimos en sus caras una sonrisa. Al salir del local, la pareja se mostraba así de sonriente, lo que parece indicar que han decidido darse una segunda oportunidad.

 

nullVER GALERÍA



Kiko dejó muy claro el día de las campanadas delante de las cámaras y ante millones de espectadores que su deseo para el 2012 era volver con Jessica y ahora, todo parece indicar que ya ha cumplido este sueño. Su prima, Anabel Pantoja, decía ayer en El programa de Ana Rosa que él estaba muy arrepentido por haber roto con Jessica y que tenía ganas de recuperarla y que también Isabel Pantoja tenía muchas ganas de que arreglaran lo suyo y siguieran adelante con su relación y con la boda que tenían planeada para el próximo verano.

No sabemos cuáles fueron los motivos que le llevaron a tomar la drástica decisión de romper, pero el pasado día 27 de diciembre Jessica abandonaba la casa que Kiko tiene en Madrid, en la que vivía con él desde hace unos meses, y se recluía en la casa de sus padres en Los Morales, Sevilla. Allí ha estado, sin querer salir a la calle y casi son comer, como decía en su cuenta de Twitter, hasta que ha llegado el hijo de la tonadillera para poder aclarar todo lo que ha pasado y para proponerle seguir adelante con su historia de amor, que comenzó hace cinco meses tras conocerse en el concurso televisivo Supervivientes.

Más sobre

Regístrate para comentar