José Ortega Cano ha sido intervenido del colon, en un hospital de Sevilla

El ex diestro está acompañado de su hijo José Fernando, que ha viajado expresamente desde Irlanda, donde se encuentra estudiando, para estar con su padre

Tras varios meses de recuperación entre sus residencias de Madrid y Sevilla, José Ortega Cano ingresó en el hospital Virgen Macarena de Sevilla para ser intervenido del colon. El diestro ha entrado en el quirófano en torno a las 9:00 y la intervención ha durado cinco horas. Ahora ya se encuentra en la primera fase de recuperación. Se trata de una operación que, en principio, estaba prevista para el mes de septiembre pero que tuvo que ser pospuesta debido a un herpes zóster que afectó a las extremidades inferiores, la barbilla y gran parte de la espalda del paciente, además de darle fiebre muy alta, algo que hacía complicada la operación. Ahora, recuperado de estas molestias, y con un mejor aspecto que en sus últimas apariciones, tal y como podemos ver en las imágenes, el diestro ha podido ser operado finalmente para realizarle una reconstrucción de colon, consecuencia del accidente de coche que sufrió el pasado 28 de mayo. A su llegada, el diestro tuvo unas palabras para la prensa: "Bueno, ahí vamos".

En la trágica colisión, que costó la vida a Carlos Parra, Ortega Cano sufrió dos fracturas de fémur en su pierna izquierda, una fractura en el pilón tibial izquierdo y una fractura de peroné derecho. La recuperación es lenta y la movilidad del ex diestro se encuentra muy reducida por lo que se desplaza principalmente en una silla de ruedas, aunque ya es capaz de estar de pie y dar algunos pasos con ayuda de un andador. De hecho, ayer mismo pudimos verle entrando en el hospital apoyándose en unas muletas.

Al igual que en todas las ocasiones anteriores, el que no se ha separado de su lado ni un solo momento ha sido su hijo José Fernando, que aunque se había marchado hace unas semanas a Irlanda para estudiar, ha querido acompañar a su padre en estos momentos. De hecho, la revista ¡HOLA! fue testigo de la emotiva despedida que el ex diestro y su hijo protagonizaron en el aeropuerto horas antes de que José Fernando iniciara su nueva vida en la localidad de Athlone, centro geográfico de Irlanda, dentro del condado de Westmeah, donde reside en un chalé pareado del condado de Westmeah junto a una familia y está matriculado en un colegio marista que cuenta con casi quinientos alumnos.

Según unas recientes declaraciones del ex torero a la Cadena SER, además de ser intervenido del colón, todavía tendrá que pasar por quirófano en alguna ocasión más. La más cercana, en las próximas semanas, para reparar los daños que sufre en el nervio ciático de su pierna derecha.

Más sobre: