Tatiana de Grecia y Carole Middleton comparten en Londres su faceta solidaria

Una causa benéfica ha reunido en Londres a numerosas caras conocidas que han querido con su presencia aportar su granito de arena para ayudar a las víctimas de las catástrofes en el mundo y las guerras. Ese era el objetivo del evento organizado la Cruz Roja británica en el que se enmarcó el espectáculo Venezuela Viva que aterrizó en el London Palladium Theater, para deleitar a los asistentes con una fusión de estilos de baile y música. Desde el patio de butacas fueron numerosas las caras conocidas que aplaudieron el buen hacer de los artistas que salieron a escena. El montaje ha recorrido medio mundo y supera ya las 120 funciones en países como Gran Bretaña, Alemania, Holanda, Suiza, Estados Unidos y México.

Colaborando con la iniciativa estuvieron Nicolás de Grecia y su mujer Tatiana, que este verano han celebrado su primer aniversario de boda y viven una permanente luna de miel a juzgar por los gestos de cariño que se dedican en cada una de sus apariciones. Tatiana, siempre elegante y correcta, estaba radiante con un vestido corto en tono rojizo combinado con una chaqueta negra y el pelo recogido, un atuendo con el que acaparó todos los flashes.

Con ellos coincidieron en el mismo auditorio Carole y John Middleton, padres de la duquesa de Cambridge, que, pese a que no se prodigan demasiado en público, se les puede ver algunas veces frecuentando el ambiente social londinense. Es de su madre de quien dicen que Catherine ha heredado su gusto por la moda y lo cierto es que Carole estaba muy favorecida con un vestido negro y una chaqueta blanca. La madre de la duquesa protagonizó la anécdota de la velada, perdiendo un zapato cuando bajaba del coche que la trasladó al concierto. Un percance sin importancia que solucionó sin perder la sonrisa. Durante la cena posterior al recital se la pudo ver conversando con Nicolás de Grecia, ¿le contaría tal vez cómo se está adaptando su hija a su nueva vida de princesa?

Más sobre: