Eugenia Martínez de Irujo, ingresada en un hospital de Madrid, no asistirá a la boda de su madre

Según un portavoz de la Casa de Alba, los síntomas de la enfermedad se han manifestado este martes

Eugenia Martínez de Irujo, hija de la duquesa de Alba, no podrá asistir mañana a la boda porque ha contraído varicela y tiene fiebre alta. Según ha informado un portavoz de la Casa de Alba, los síntomas de la enfermedad se han manifestado hoy, por lo que la duquesa de Montoro, que ya se encontraba en el palacio de Dueñas para acudir al enlace, no podrá asistir al mismo, pero sí lo harán sus hermanos. Eugenia ingresó en la mañana del día de la boda de su madre en el hospital Ruber Internacional de Madrid a causa de la alta fiebre que tiene.

Eugenia acompañó el pasado domingo a su madre y a Alfonso Díez al concierto solidario que ofreció la soprano Montserrat Caballé en el teatro Maestranza en Sevilla a beneficio de Nuevo Futuro, asociación de la que la duquesa de Alba es presidenta de honor.

Cayetana Fitz-James Stuart contraerá matrimonio mañana en Sevilla con Alfonso Díez Carabantes en la que es la tercera boda de la aristócrata, de 85 años, y a la que asistirán únicamente las personas más allegadas a la pareja. Entre ellas, los cinco hijos de la novia con sus respectivas mujeres actuales, las anteriores esposas y Francisco Rivera, por quien la duquesa siente un enorme cariño y a quien aún considera su yerno. Eva González, novia de Cayetano Rivera, confirmó hace unos días que también acudirán a la boda. Además de los citados, estará el doctor Trujillo, neurocirujano que operó a la duquesa en 2009, así como Curro Romero y Carmen Tello, que será la madrina del enlace por expreso deseo del novio.

Salvo Jacobo Fitz-James, que vive en el Alto Ampurdán con su esposa, Inka Martí, el resto de los hijos de la duquesa se han tenido que desplazar desde Madrid hasta Sevilla.

Esta tarde han llegado a la capital hispalense familiares de Alfonso, que han pasado a saludar a los novios antes de que se conviertan en marido y mujer. Los primeros en hacerlo han sido su sobrina Rocío, que ha acudido con su marido y su hija, de la que Alfonso es padrino.

Más sobre: