Victorio y Lucchino llevan al palacio de Dueñas el vestido de novia de la duquesa de Alba y supervisan la decoración de la capilla

Los diseñadores llevaron a la residencia sevillana de doña Cayetana el que, sin duda, es el secreto mejor guardado del enlace

Empieza la cuenta atrás para una de las bodas más esperadas del año. Este miércoles, 5 de octubre, la duquesa de Alba y Alfonso Díez pronunciarán el esperado 'sí, quiero' en el palacio de Dueñas, donde a estas horas se ultiman los preparativos y detalles que quedan por rematar en un ritmo frenético.

Victorio & Lucchino, diseñadores del vestido de la novia, lo han llevado hoy martes a Dueñas y han asegurado que "le queda perfecto" y que doña Cayetana "está encantada". Como manda la tradición, el traje de la novia es uno de los secretos mejor guardados del enlace, y aunque los modistos andaluces ya adelantaron que va a sorprender a muchos y que no será de color blanco, no ha trascendido más información para mantener el misterio hasta el último momento. "A la duquesa le ha gustado mucho el vestido. Está encantada con el resultado y nosotros, felices", aseguraban en la revista ¡HOLA!.

Los modistos, que hoy han supervisado la decoración de la capilla del palacio, de la que también se encargan ellos y que será sencilla en rosa y blanco, han asegurado que la duquesa está tranquila. También lo está el novio, a quien se ha podido ver leyendo ajeno al revuelo que causa su próximo enlace. Por su parte, las flores de la capilla de Dueñas corren a cargo de Marta Pastega, la propietaria de la floristería Búcaro. También ha llegado hoy la vajilla de La Cartuja que se usará en el convite, y que la propia duquesa eligió hace unos días.

Durante estos días, Cayetana de Alba no ha dejado de recibir regalos, algo con lo que está muy agradecida y sorprendida. "Me están enviando muchísimos regalos de todas partes y cientos de cartas y flores. Estoy emocionada", aseguraba en ¡HOLA!. Además, también ha disfrutado de la visita de algunos de algunos de sus amigos más cercanos, como es el caso de Naty Abascal, que muy elegante con un vestido rojo, acudió a almorzar con la duquesa, que eligió para la ocasión un alegre vestido de flores en tono granate y azul. Juntas caminaron por las calles de Sevilla y, sin duda, aprovecharon para compartir algunos de los detalles del gran día.

Como explicó doña Cayetana en las páginas de ¡HOLA!, tras la boda vivirán en la capital hispalense y allí Alfonso buscará otro trabajo: “Alfonso dejará el Ministerio y viviremos en el palacio de Dueñas, donde, como tenemos muchos amigos, no le será difícil encontrar otro trabajo”.

Los invitados llegan a Sevilla
Sevilla es desde hace días un hervidero de gente que espera con muchas ganas poder ser testigo directo de uno de los acontecimientos más esperados. Aunque la boda se celebrará en la más estricta intimidad, son muchas las personas que se agolpan en los alrededores del palacio de Dueñas, en Sevilla, para ver en primera persona a los protagonistas y dejar sus mensajes de felicitación, regalos y ramos de flores para felicitar a los novios.

Hoy martes, un día antes del enlace, comienzan a llegar los invitados que mañana se darán cita en el palacio, donde, a las 13’00 horas, doña Cayetana y Alfonso se darán el ‘sí, quiero’. Entre ellos, los seis hijos de la novia, que acudirán a la boda con sus respectivos cónyuges y se verán allí con sus exparejas. Y es que, tal y como apuntó la propia duquesa al anunciar su boda, estarán presentes en la misma no sólo sus hijos con sus respectivas mujeres actuales, sino también las anteriores esposas y ‘su yerno’ Francisco Rivera. Su hija Eugenia ya está allí y han almorzado juntas, pero no ha visto el vestido que lucirá su madre mañana.

Al tratarse de una ceremonia que se celebrará en la capilla de Dueñas, el número de invitados es reducido, tal y como ya se indicaba en el comunicado con el que Cayetana de Alba hizo pública la noticia de su enlace. Además de los citados, estará el doctor Trujillo, neurocirujano que operó a la duquesa en 2009, así como Curro Romero y Carmen Tello, que será la madrina del enlace por expreso deseo del novio. El matrimonio, como la duquesa, vive en Sevilla y no ha tenido que desplazarse hasta allí como sí lo tienen que hacer otros invitados que residen fuera. Salvo Jacobo, que vive en el Alto Ampurdán con su esposa, Inka Martí, el resto de los hijos de la duquesa se desplazan desde Madrid hasta Sevilla, donde se espera que lleguen hoy a lo largo de la tarde. Esta tarde también llegarán a Sevilla los familiares de Alfonso y pasarán a saludar a los novios antes de que se conviertan en marido y mujer. Los primeros en hacerlo han sido su sobrina Rocío, que ha acudido con su marido y su hija, de la que Alfonso es padrino.

Más sobre

Regístrate para comentar