Alejandra de Borbón reúne a la nueva generación del 'glamour' de Marbella

Francisco Ortiz Von Bismarck y Hubertus Hohenlohe, entre otros, asistieron a la inauguración de la nueva tienda de Loewe, firma de la que Alejandra es directora de relaciones públicas

Aunque su nueva tienda en Marbella lleva abierta unos meses, Loewe quiso oficialmente inaugurarla con una gran fiesta celebrada anoche en El Corte Inglés de Puerto Banús, donde se ubica el nuevo local de la firma. Alejandra de Borbón, directora de relaciones públicas de la marca, ejerció de perfecta anfitriona y estuvo muy pendiente de que todo saliera a pedir de boca.


Alejandra de Borbón, Gunilla von Bismarck y Marisa de BorbónVER GALERÍA


Los invitados, que disfrutaron de un fantástico catering, pudieron contemplar de primera mano los bolsos y complementos de lujo expuestos en el establecimiento. Entre ellos, Marisa de Borbón, que quiso acompañar a su hija en tan especial ocasión. Madre e hija apostaron por el negro en sus atuendos: Alejandra, embarazada de mellizos, lució un vestido corto, mientras que su madre optó por llevar pantalón.


Francisco Ortiz Von Bismarck, hijo de Luis Ortiz y de Gunilla von Bismarck, acudió junto a su esposa, ElisabetVER GALERÍA


Junto a ellas posó Gunilla von Bismarck, siempre presente en las fiestas que se celebran en la ciudad malagueña. De hecho, hace tan sólo unos días la pudimos ver en la gala benéfica Starlite que contó con Antonio Banderas y Eva Longoria como anfitriones. En la fiesta de Loewe, Gunilla, vestida completamente de rosa, estuvo acompañada de su hijo, Francisco Ortiz von Bismarck, que acudió con la que es su mujer desde hace dos meses, Elisabet Dutú.


Hubertus Hohenlohe, hijo del príncipe Alfonso de Hohenlohe, junto a su pareja, SimonaVER GALERÍA


Tampoco se perdió el evento Hubertus Hohenlohe. El hijo del príncipe Alfonso de Hohenlohe acudió acompañado de su novia, Simona, y juntos posaron con Alejandra y su madre. Tanto Hubertus como Francisco representan a la nueva generación de la ‘jet-set’ marbellí que en los años setenta convirtió la ciudad en el lugar más chic y con más “glamour” del verano.

Más sobre

Regístrate para comentar