Sete Gibernau y su novia, la modelo Laura Barriales, viven un verano 'a toda velocidad' en Formentera

Mismo sitio, misma compañía, pero muchísimo más amor. El expiloto de motos, Sete Gibernau se ha dado cita un año más en Formentera, su paraíso particular, y lo ha hecho acompañado por la misma chica con la que le vimos el año pasado y a la que en ese momento calificamos de misteriosa, y de la que ahora, tras un año de noviazgo conocemos mucho más. Su nombre es Laura Barriales, modelo y presentadora que triunfa en la televisión italiana, desde hace algo más de 365 días, la dueña del corazón del piloto.

nullVER GALERÍA

Hace un año la pareja se mostraba mucho más distante que en la actualidad (fotografía de la izquierda), y es que Sete aún estaba conociendo a la chica que acabaría robándole el corazón

VER GALERÍA



Separados por unos cuentos kilómetros, pues ella reside en Italia y él en España, la pareja está claro, a juzgar por estas imágenes, que explota al máximo su tiempo juntos y que lo que comenzó siendo una relación muy tímida, si nos fijamos en la imagen de la pareja el año pasado, ésta ha ido tomando forma hasta convertirse en una bonita historia de amor.

La pareja, que intenta pasar todo el tiempo que le permiten sus carreras profesionales juntos, disfruta estos días del sol, el mar, los amigos y el amor, que en grandes dosis, parece haber devuelto la felicidad a Sete, quien en mayo de 2008 se divorciaba tras un año de matrimonio de la también modelo Esther Cañadas.

VER GALERÍA



Con muchas ganas de pasárselo bien, y luciendo ‘cuerpazos’, el expiloto y la modelo se dejaron ver a la orilla del mar compartiendo paseos, besos y juegos, bajo la atenta mirada de algunos curiosos que no pudieron evitar mirar a los felices novios.

Sete, quien a pesar de estar apartado de los circuitos mantiene una estupenda figura, se dedicó a perseguir a su chica por la arena, hasta que logró atraparla y cogerla en brazos. Laura, quien lucía un favorecedor biquini verde, no pudo escaparse de las “garras” de su chico, y aunque intentó forcejear con él, finalmente se dio por vencida y decidió tomarse la justicia por su mano, intentando bajar el bañador a su chico.

VER GALERÍA



Enamorados y encantados de haberse conocido, la pareja celebra ahora su primer año de noviazgo, un año en el que España e Italia han sido testigos de su amor.

Más sobre

Regístrate para comentar