María José Campanario habla sobre su sentencia judicial y asegura que recurrirá: 'Ha sido una derrota porque soy inocente'

La mujer de Jesulín de Ubrique ha llamado a 'El programa del verano' para desmentir que su padre ha hablado sobre la situación de Belén Esteban con Hacienda y también ha expresado su desacuerdo con la sentencia del juicio de la Operación Karlos

María José Campanario ha llamado esta mañana a El programa del verano, de Telecinco, para hablar de las supuestas declaraciones que su padre había hecho, fuera de cámara, a una reportera de Sálvame sobre la situación de Belén Esteban con Hacienda, en las que, entre otras cosas, decía que le gustaría que investigaran a Belén como habían hecho con su hija. “Yo no soy nadie para hablar de los problemas ajenos y mis padres jamás han dicho nada de nadie. No queremos polémicas con nadie, no hemos opinado, ni somos nadie para opinar de los problemas ajenos, que bastante tenemos con los nuestros”, ha afirmado la mujer de Jesulín de Ubrique, quien recalca que bastante tiene con la resolución del juicio por su implicación en la Operación Karlos, como para que ahora intenten que se enfrente con la copresentadora: “Se miente sobre mí para crear otra vez polémica, una polémica que no existe”.

María José, nerviosa y con la voz temblorosa, también ha hablado de cómo se siente tras conocer la sentencia, que se dictó el pasado lunes, en la que ella y su madre, Remedios Torres, han sido condenadas a 23 meses de prisión cada una por los delitos de estafa en grado de tentativa y falsedad documental. Lo primero que ha anunciado es que va a recurrir esta sentencia porque sigue diciendo que es inocente: “Estoy condenada, pero todavía tengo derecho a una sentencia firme”. También cree que no han sido justos con ellas: “Menos mal que estamos en un Estado de Derecho y que este no es un país donde se cita un día a una persona para lapidarla en un juicio público, porque sería lo que habría pasado conmigo y con mi madre”.

Asegura que se les está haciendo mucho daño, sobre todo a su madre, por todo lo que están diciendo respecto a su condena y advierte que no se va a rendir y que quiere demostrar que no es culpable de los delitos que le imputan: “Me han hecho un daño que creo que no es necesario. Que me digan lo que sea, pero que no toquen a mi madre. A mi ya no me hacen daño, a mi he han curtido a golpes durante 11 años. Yo no le he hecho daño a nadie, aún en el caso de que fuera verdad lo que están diciendo, seguiría sin haberle hecho daño a nadie, yo no he matado a nadie”.

Para ella, esta sentencia ha supuesto una derrota muy dura porque no esperaba este resultado: “Para mí es una derrota porque soy inocente No estoy feliz, porque me esperaba una sentencia condenatoria, pero no esta medida. Ahora estoy como tengo que estar, siguiendo hasta al final y peleando por lo que quiero".

Su mejor apoyo durante todo el juicio ha sido su marido, Jesulín de Ubrique y ella tiene muy claro que va a estar a su lado hasta el final: "Mi marido está conmigo y cuando salió la sentencia me dijo: ‘Te has tragado el burro, ahora hay que tragarse el rabo'. Lo peor lo pasé hace cinco años, hoy por hoy, me levanto cada mañana viendo reír a mis hijos, estoy feliz en mi casa”.

Más sobre

Regístrate para comentar