Belén Ordóñez abandona el hospital tras permanecer casi diez días ingresada

Belén Ordóñez ha abandonado el hospital sevillano en el que ha permanecido ingresada durante casi diez días. Con el gesto tranquilo, ha tenido un detalle de amabilidad y cariño lanzando un beso a la prensa congregada a las puertas del centro hospitalario a modo de agradecimiento, antes de trasladarse en coche hasta su casa. El pasado tres de julio la hermana de la fallecida Carmina Ordóñez fue trasladada de urgencia al hospital Virgen de Fátima debido al empeoramiento del enfisema pulmonar que sufre desde hace tiempo.

Al saber la noticia, sus sobrinos Francisco y Cayetano acudieron inmediatamente a su lado (el segundo abandonó la plaza de toros de Soria en la que estaba toreando) y dieron a conocer su estado de salud. “Necesita respiración asistida para ver cómo va respondiendo. Está atendida las 24 horas del día así que sólo hay que esperar y ver cómo evoluciona”. Tampoco Belén, su hija, se separó de su madre mientras permaneció en la clínica.

Hace unos meses, la propia Belén confesaba en las páginas de la revista ¡HOLA!: “Gracias a Dios, me encuentro mejor de mis dolencias, aunque el enfisema pulmonar que padezco es una enfermedad crónica, que me ha obligado a cambiar mi manera de vivir. Ahora estoy haciendo una vida más sana, a pesar de que no he podido dejar el tabaco por la ansiedad".

Más sobre: