Miguel Abellán sale del hospital 'con muchas ganas de volver a la normalidad' tras ser operado de la cornada que sufrió en Las Ventas

El torero abandonó la Clínica de la Fraternidad de Madrid, donde ha estado ingresado cinco días, acompañado por su novia, Gabriela Araluce

Miguel Abellán recibió este miércoles el alta hospitalaria de la Clínica de la Fraternidad de Madrid, donde ingresó el pasado día 11 de junio tras sufrir una cornada en la boca cuando toreaba en Las Ventas. Abellán resultó herido al recibir un pitonazo cuando entraba a matar a su primer toro, de la ganadería de Mari Carmen Camacho, en la corrida del pasado sábado en la plaza de toros madrileña. El torero madrileño fue operado por el equipo médico del doctor Máximo García Padrós de "herida contusa en el labio inferior, que le causó destrozos en el músculo orbicular, con avulsión de piezas dentarias, y ligera conmoción cerebral".


><img height=VER GALERÍA


Acompañado por su novia, Gabriela Araluce, que ha estado pendiente de él en todo momento desde que sufriera la aparatosa cogida, el diestro abandonaba la clínica vestido con camiseta, vaqueros y deportivas y con el apósito que le han puesto junto a la boca para evitar infecciones en la herida. Lo primero que ha hecho el torero nada más recibir el alta "ha sido pedir cita con el especialista maxilofacial, para arreglarse cuanto las piezas dentales" dañadas a consecuencia del percance, según ha informado a Efe el cirujano jefe de ese coso, el doctor Máximo García Padrós.

En cuanto a la herida en la boca, "un 'siete' de treinta y siete puntos por dentro y por fuera desde la comisura del labio inferior derecho hasta la barbilla", presenta "muy buen aspecto", explicó el médico. "Hemos vuelto a retirarle los apósitos, y se ha observado que la herida está secando bien, siguen sin aparecer filtraciones de aire, por lo que también ha cerrado muy bien, parte de los puntos se le han caído ya, lo que es buena señal", declaró Padrós, quien añadió que el torero se ha mirado en un espejo "y no se ha visto tan mal".


><img height=VER GALERÍA


Ya de vuelta en su domicilio, el torero agradecía en las redes sociales todos los mensajes de apoyo que ha recibido desde que sufrió la delicada cornada: "Bueno... ya en casa y con muchas ganas de volver a la normalidad. Un beso y un abrazo muy fuerte para todos. Gracias de todo corazón. ¡Os quiero!", escribió en Twitter. En declaraciones al portal Burladero.com, el diestro aseguraba que los doctores le han dicho “que tenga especial atención a la hora de ingerir alimentos” para evitar infecciones y “que no hable mucho, porque me saltan los puntos.”

El objetivo de Abellán es reaparecer el próximo sábado 18 en la localidad balear de Muro, algo que los médicos le han desaconsejado. "En estos casos los límites los suele poner el torero. Cierto que no ha sido una cornada que afecte a una extremidad inferior, ni toque tampoco ninguna vena ni arteria, es más una herida molesta en la cara, con la que, no obstante, hay que tener mucho cuidado. Pero si él quiere torear pienso que puede hacerlo aunque tenga que infiltrarse para el dolor", reconoció el doctor. Por su parte, el diestro ha reconocido que volverá a los ruedos, "si no el sábado, en Sevilla el día 23".

Más sobre: