Un equipo de investigación de la Guardia Civil de Madrid realiza una reconstrucción del accidente de Ortega Cano

Diez días después del accidente, José Ortega Cano continúa grave en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital Virgen Macarena de Sevilla. Su estado no ha mejorado desde su ingreso y sigue sedoanalgesiado, con ventilación mecánica y con fiebre. En el último parte, se informaba de que a partir de ahora “el centro hospitalario sólo emitirá parte médico cuando existan cambios importantes y significativos dentro de la evolución del paciente”.

Hoy martes, es cuando los médicos tenían previsto someter al diestro a una nueva intervención, ya que uno de sus tobillos necesita una operación de urgencia, pero por el momento no va a poder pasar por el quirófano porque continúa con fiebre y no saben qué se la provoca. El viernes de la semana pasada comenzaron a bajarle la sedación y Francisco, su sobrino, contaba que estaba respondiendo a los estímulos, pero desde entonces no ha habido ninguna mejoría.

En cuanto a las causas del accidente, un equipo de investigación de la Guardia Civil de Madrid se trasladó ayer hasta Sevilla para llevar a cabo una reconstrucción del accidente en el lugar en el que ocurrió, el kilómetro 28 de la A-8002, entre las localidades de Burguillos y Castilblanco de los Arroyos. La tarea duró alrededor de una hora y en ella participaron un teniente y dos guardias civiles, mientras que otros agentes regulaban el tráfico. El equipo de investigación, que llevaba el atestado inicial que se levantó tras el accidente, realizó distintas pruebas sobre la vía, tanto de medición de las señales de frenada, dejadas por los neumáticos, como de las diversas distancias en la calzada y de las posiciones en las que quedaron ambos vehículos. Para ello, utilizaron un coche patrulla, que simulaba ser el que conducía el hombre de 48 años fallecido, y un vehículo monovolumen, para reconstruir los movimientos que hizo el todoterreno del torero.

La familia del fallecido denuncia a Ortega Cano

El abogado de la familia de Carlos Parra, fallecido tras chocar con el vehículo del torero retirado Jose Ortega Cano, ha interpuesto una denuncia contra el torero. El letrado Andrés Avelino Romero Santos ha dicho a Efe que la denuncia se ha interpuesto esta mañana en el juzgado de Instrucción número 9 de Sevilla, que lleva el caso, y que "a medida de que se vayan conociendo los elementos de prueba, la denuncia se irá ampliando sucesivamente". "Lo principal de la denuncia en este momento es que se pide al juez instructor que informe de la cadena de custodia de la muestra de sangre extraída al torero, en la actualidad en el centro hospitalario donde se encuentra internado, y que se traslade al Instituto Nacional de Toxicología para realizar un análisis y determinar si contiene sustancias que provocaran una conducción inadecuada", ha dicho el abogado. Romero Santos ha señalado que no quieres “hacer ningún tipo de declaración antes de que tengan los elementos de prueba necesarios y suficientes".

Por su parte, la familia de Ortega Cano envió ayer lunes un comunicado a la Agencia Efe, a través del Estudio Legal Castelló, en el que informaban de que el diestro “no presentaba sintomatología de alcoholemia en el momento del accidente”, que sufrió la madrigada del 28 de mayo, por lo que no existe "conexión" alguna "entre el siniestro y el consumo de alcohol". También anuncian que "se están estudiando acciones contra aquellos medios que hayan podido cometer cualquier ilícito penal o civil por este asunto al revelar información inexacta", que ha producido "daño a la imagen" del diestro. Asimismo, aseguran que van a "dejar actuar al juzgado" para que investigue el accidente "sin ninguna presión mediática", para que se pueda llegar a su "completo esclarecimiento", y anticipan que no van a realizar ninguna declaración sobre el contenido de las actuaciones judiciales. Dicho comunicado concluye reiterando el pésame y apoyo a la familia del conductor fallecido en el accidente en el que resultó gravemente herido el torero.

Más sobre: