Amador Mohedano: 'Los doctores no saben como José está ahí. El accidente ha sido tremendo'

En estos difíciles momentos, en los que José Ortega Cano se encuentra muy grave en el hospital Virgen Macarena de Sevilla, su cuñado, Amador Mohedano, ha hablado de la preocupación de la familia, en declaraciones al programa Sálvame: “Estamos mal, muy preocupados y muy consternados”.

Desde que se conoció la noticia de este trágico accidente, la familia del torero se encuentra a su lado, incluso su hijo José Fernando, de 17 años: “José Fernando esta pegado, en un cuartito al lado. Está llorando continuamente pero está ahí, no se quiere mover de su lado. A la niña (Gloria Camila) no se le ha contado bien la verdad”, dice Amador.

Ortega Cano, que se encuentra sedado y ventilación mecánica, no conoce el alcance del accidente que sufrió y que la persona que viajaba en el vehículo con el que colisionó ha fallecido, aunque según han contado los familiares ingresó consciente en el centro médico: “Si José se recupera, cuando se entere de esto se va a venir abajo. No lo va a superar. Esto ha sido muy fuerte”.

Aunque el último parte médico reza que se encuentra “estable dentro de la gravedad”, su estado es crítico, según ha declarado Amador: “De las seis horas y media de intervención, no conseguían cortar el derrame que tenía. Los doctores no saben como está ahí. El accidente ha sido tremendo”. También cuenta cómo se enteró de la triste noticia: “Me llamó mi hija Rosario, yo estaba en el sofá de mi casa. Me dijo que había salido un faldón que informaba del accidente”. La mujer de Amador, Rosa Benito, que se encuentra en Honduras participando el programa Supervivientes, de Telecinco, no conoce lo ocurrido: “Creo que es prudente ahora mismo no decir nada hasta que pasen las 48 horas porque poco podemos hacer. Si llega el momento, lógicamente se le va a decir y se le dirá para bien o para mal, pero hay que esperar 48 horas”.

En cuanto el hermano de Rocío jurado se enteró del siniestro fue a Sevilla a ver qué había pasado, cómo estaba su cuñado y dar su apoyo a sus hermanos del torero: “Cuando llegué de Chipiona estaba Paco, su hermano mayor, Paquito, su sobrino, y Aniceto, yo les di un abrazo. Cuando más tarde llegó Mari Carmen, también me dirigí a ella y le dí un beso”.

Más sobre: