Carla Goyanes y Jorge Benguria se casan civilmente: 'Es un mero trámite y no queremos darle mayor importancia. Nuestra boda será en julio en Marbella'

Aunque su gran boda tendrá lugar el próximo 16 de julio en Marbella en la que estarán rodeados de sus familiares y amigos de toda la vida, Carla Goyanes y Jorge Benguria se casaron por lo civil hace unos días en Madrid. El motivo de su decisión no es otro que el traslado de Jorge por motivos de trabajo, lo que implica que tenga que irse a vivir fuera de España. Así, y como lógicamente quieren marcharse juntos, necesitaban tener listo el permiso de residencia de Carla. Según nos ha confirmado la principal protagonista, se trata de un simple trámite administrativo de cara a conseguir ese visado y no han querido darle mayor importancia. “Es un mero trámite y no queremos darle mayor importancia. Nuestra boda será en julio”, afirma. De hecho, durante la firma, algo que sólo conocían los padres de la feliz pareja, sólo estuvieron acompañados por los dos testigos que obliga la ley.

Los detalles de la ceremonia, el vestido de la novia, los invitados… Todos los preparativos del esperado enlace siguen adelante, aunque como confesó Carla hace unas semanas, tiene muy claro cómo quiere que sea el diseño que lucirá para darle el ‘sí, quiero’ al empresario madrileño: ‘Llevaré dos trajes de Rosa Clará. Uno para la ceremonia, más clásico y elegante, y otro para estar más cómoda después de la cena”.

Emocionada con el gran paso que dará el próximo verano, durante todos estos mesese Carla ha contado con el apoyo incondicional de su madre, Cari Lapique, y su hermana Caritina: “Me están ayudando muchísimo, se ocupan prácticamente de todo. Las últimas decisiones las tomo yo, pero ellas no paran de proponerme ideas”.

Lo que por el momento no han querido revelar es el destino que han elegido para disfrutar de su romántica luna de miel, pero hay una cosa que Carla tiene muy claro y es que, al igual que su hermana, quiere ser madre poco después de casarse: “Espero serlo pronto, pero eso no se puede planear. Esperamos que los hijos no tarden en llegar”.

Más sobre: