Carla Bruni, contundente sobre los rumores de embarazo: 'Prefiero tener la boca cerrada para proteger a mi marido, aunque me gustaría hablar del tema'

La Primera Dama respondió a las preguntas de los lectores del diario francés 'Le Parisien' pero ni confirmó ni desmintió que esté esperando su primer hijo

Desde hace días muchos medios franceses se han hecho eco de la posibilidad de que Carla Bruni y Nicolás Sarkozy estén esperando su primer hijo. De hecho, uno de los primeros en publicar la noticia ha sido la revista Closer, que afirma que la Primera Dama, de 43 años, ha cumplido su sueño de volver a convertirse en madre. "No habríamos revelado esta información sin estar completamente seguros de ello", afirma el periodista Laurence Pieau.

Sin embargo, aunque todavía no ha habido confirmación ni desmentido alguno por parte del Elíseo, la ex top model respondió el pasado viernes a las preguntas de los lectores del diario Le Parisien y se mostró muy contundente cuando le preguntaron por los rumores de su embarazo: "Prefiero tener la boca cerrada no por arrogancia ni por gusto al secretismo, sino para proteger algo y para proteger todo el trabajo que hace (Sarkozy)".

"Mi vida personal pasa a un segundo plano, incluso para alguien como yo, que como todo el mundo, soy egoísta. (...) Me gustaría mucho hablar de eso, pero luego ocupa todo el espacio mediático e implica a otra gente, así que no voy a responder", declaró en referencia a no interferir en la carrera política de su marido.

De ser cierta la noticia, Sarkozy, que tiene tres hijos de dos matrimonies anteriores, se convertiría en el primer presidente francés que se convierte en padre durante la campaña electoral y Bruni haría realidad su deseo de tener otro hijo y darle un hermanito a Aurèlien, que ya tiene nueve años y nació fruto de su relación con Raphael Enthoven. De hecho, el año pasado Carla confesó a la publicación femenina Figaro que a ella le encantaría quedarse embarazada de nuevo y que adoptaría uno si no pudiera concebirlo naturalmente. Además, en 2008 confesó a Vanity Fair que quería tener hijos con el presidente francés: "Espero tenerlos si soy suficientemente joven. Sería un sueño”.

Durante el chat con los lectores, la intérprete de Quelqu'un m'a dit también habló abiertamente de política y afirmó que es "ultra-sarkozista" y que cree firmemente en su marido. La actriz protagonista del último filme de Woody Allen, Midnight in Paris, explicó que existe "una gran diferencia entre el momento de la conquista política y el de la responsabilidad", y situó a Sarkozy en el segundo apartado. Además, negó que Nicolás le pida consejo en los asuntos públicos y defendió la autonomía de cada uno en sus respectivos asuntos. "Yo cuando escribo una canción no le pregunto si debo escribirla en sol mayor o si debo acelerar el tempo", bromeó.

Más sobre

Regístrate para comentar