Rafa Nadal se corona el 'rey' de la tierra batida en Montecarlo bajo la atenta mirada de su novia, María Francisca Perelló

El tenista de Manacor reibió su primer triunfo de la temporada de manos del príncipe Alberto y su prometida, Charlene Wittstock

Sus rivales conocen de sobre su imbatible fortaleza física y mental, sin embargo, el buen juego y los éxitos de Rafa Nadal no tendrían el mismo sentido si no pudiera compartirlos con la mujer que ocupa su corazón. Y es que María Francisca Perelló le acompañaría hasta el fin del mundo ya que no sólo es su fan más incondicional sino que además desde las gradas intenta mandarle toda la fuerza que necesita para ganar cada partido.

Su fan más incondicional, María Francisca Perelló, le acompañaría hasta el fin del mundoVER GALERÍA


Precisamente gracias a ese apoyo este fin de semana el tenista de Manacor ha conseguido su primer título del año, el Masters 1.000 de Montecarlo, frente a su amigo y compañero David Ferrer (6-4 y 7-5). Con su victoria, Rafa se ha convertido en el único jugador de la historia que ha ganado siete veces consecutivas este torneo y además lo ha hecho sobre su terreno preferido, la tierra batida.

María Francisca, que lució una sencilla camiseta rosa, ‘foulard’ blanco, cazadora y maxigafas, sufrió de lo lindo durante las dos horas y 16 minutos que duró el encuentro, aunque estaba convencida de que su novio conseguiría imponerse a Ferrer e inaugurar la temporada de tierra con una victoria. Tras el punto que le dio la victoria, un potente revés cruzado que provocó que la bola de Ferrer se estrellara en la red, Nadal no pudo evitar dar un salto de alegría y miró a la grada para extender la mano en señal de victoria y celebrar su triunfo con sus seres más queridos, ya que además de su novia, en las gradas también se encontraban su madre Ana María y su hermana María Isabel.

Rafa Nadal recibió el premio de manos del príncipe Alberto de Mónaco y su prometida, Charlene WittstockVER GALERÍA


El de Montecarlo es quizás el mejor torneo del mundo”, afirmó el tenista al recoger la copa de manos del príncipe Alberto de Mónaco y su prometida, Charlene Wittstock. “Para mi hoy es un día muy especial, ganar aquí por séptima vez es mucho más que un sueño, jamás lo pude imaginar”, confesó y añadió: “Ha sido una victoria complicada porque ha sido un partido muy largo, muy duro físicamente. Para mi lo más importante es volver a ganar un torneo de esta categoría. Estoy muy contento y emocionado”.

La próxima cita de Rafa, que ha igualado con 30 títulos en tierra al sueco Björn Borg, será el torneo Conde de Godó, que comienza mañana lunes en Barcelona.

Más sobre: