María José Campanario, su madre y Jesulín de Ubrique asisten a la segunda jornada del jucio contra los acusados de la 'Operación Karlos'

María José Campanario, su madre, Remedios Torres, y Jesulín de Ubrique han llegado esta mañana a la sede de la Audiencia Provincial de Cádiz, donde a las 9:30h comenzaba la segunda sesión del juicio a los encausados en la denominada ‘Operación Karlos’.
La Audiencia, según informa Efe, enjuicia a una treintena de acusados de estafar a la Seguridad Social para obtener fraudulentamente una incapacidad laboral, entre ellos la esposa del torero Jesulín de Ubrique, María José Campanario, que se sentará en el banquillo bajo una petición del fiscal de cuatro años y medio de cárcel. En la primera jornada del juicio, la de ayer tarde, abogados de los acusados pidieron al presidente de la sala III de la Audiencia Provincial de Cádiz, Manuel Grosso, la anulación del juicio.
El primero en solicitar la anulación fue el letrado Felipe Meléndez, defensor del inspector médico Francisco Casto Lara (uno de los principales imputados), quien se ha referido a los principios de acuerdo que algunos de los acusados podrían haber alcanzado con la Fiscalía. Meléndez, tal y como informa Efe, cuestionó la imparcialidad del juicio y ha considerado "de suma gravedad" que haya "dos grandes bloques" en el banquillo de los acusados, "los conformes, quien se conforma con el relato de los hechos", y los "no conformes, que no están dispuestos a acogerse al escrito de calificaciones".


Además, este letrado ha pedido que se anulen las escuchas intervenidas durante la 'Operación Karlos' ante la "falta de control del juez de instrucción". Por su parte, Francisco Baena Bocanegra, abogado de María José Campanario y de su madre Remedios Torres, ha calificado el juicio como la "instrucción don teléfono" porque todo el caso "se ha montado a través de las escuchas". Baena Bocanegra ha incidido en que "la verdad no se puede conseguir a cualquier precio" y que "las grabaciones no han hecho otra cosa que contaminar todo el procedimiento".

El defensor de María José Campanario se ha referido también a los posibles pactos que podrían haber llegado algunos de los acusados y ha afirmado que "no le preocupa", sobre todo después de haber escuchado a su cliente decir: "somos inocentes, no pacto mi dignidad".

Más sobre