Miguel Báez, El Litri, recibe la Medalla de Huelva a las Artes ante una orgullosa Carolina Herrera

Los padres del diestro, Miguel Báez y Conchita Spínola, también quisieron compartir con el galardonado la prestigiosa distinción que recibió en Huelva, ciudad a la que se siente muy ligado

Miguel Báez Spínola, El Litri, puede sentirse profeta en su tierra. Aunque nacido en Madrid, siempre ha llevado en su corazón a Huelva, una ciudad a la que adora y a la que se siente inmensamente ligado, ya que allí nació su padre y allí pasó su infancia. Y desde el pasado viernes, el torero tiene un motivo más para que la ciudad andaluza ocupe un gran espacio en su corazón, pues ese día recibió la Medalla de Huelva a las Artes.


Miguel Báez Spínola, El Litri, recibió el viernes la Medalla de Huelva a las Artes y se lo tomó como “un verdadero orgullo que siempre llevaré en mi corazón torero y en mi alma de onubense”


El diestro recogió la distinción emocionado y ante la atenta mirada de su mujer, Carolina Herrera, y de sus padres, Miguel Báez Espuny y Conchita Spínola, que ocuparon los primeros asientos en la Casa Colón de la ciudad para no perderse la gala. La ceremonia institucional, presidida por el alcalde de Huelva, Pedro Rodríguez, comenzó con la proyección de un emotivo vídeo dedicado a todos los que ya recibieron la Medalla, a los que “entregaron su vida a defender esta tierra”. Imágenes para el recuerdo al compás del himno de la capital.

El torero, que recibió la Medalla a las Artes ante más de un “olé” que sonó en la platea, se lo tomó como “un verdadero orgullo que siempre llevaré en mi corazón torero y en mi alma de onubense”.


El diestro recogió la distinción emocionado y ante la atenta mirada de su mujer, Carolina Herrera, y de sus padres, Miguel Báez Espuny y Conchita Spínola, que ocuparon los primeros asientos en la Casa Colón


Su mujer, muy elegante con un conjunto en negro, vivió con gran emoción y orgullo esta distinción concedida a su marido, y cámara en mano, no dudo en retratar el momento en que le impusieron la medalla. “Le dedico esta medalla a mi familia, a mi mujer. Es para mí un gran orgullo recibirla”, pronunció El Litri, merecedor de la distinción “por contribuir a perpetuar la dinastía más importante de toreros y llevar el nombre de Huelva por todos los cosos del mundo”, según destacó el alcalde onubense.


Además del torero, fueron distinguidos por el consistorio onubense el cantante Manuel Carrasco, El Raya, Faustino Romero, Juan José Domínguez y la labor de la Once, Las Agustinas, el Teléfono de la Esperanza y la Asociación de Amas de Casa y Consumidores Virgen de la Cinta


Pero si aclamado y aplaudido fue el diestro, no menos fue el cantante onubense Manuel Carrasco, que recogió la Medalla a la Cultura por pasear el nombre de Huelva por todos sitios y ser uno de nuestros principales baluartes de la canción en España”. “Que tu gente se sienta orgullosa de ti es el mayor premio”, dijo el cantante. Entre el aluvión de aplausos, el artista alcanzó a decir visiblemente emocionado que “a Huelva la quiero no sólo por ser la tierra mía, sino porque he llorado mil veces de alegría con esta ciudad”. Su discurso acabó con un poema: “Mi Huelva de los caminos, de sentimiento y fandango, yo no cambio tus quejíos por ningún otro milagro”.

Otro de los distinguidos por el consistorio onubense fueron El Raya, Faustino Romero, Juan José Domínguez y la labor de La Once, Las Agustinas, el Teléfono de la Esperanza y la Asociación de Amas de Casa y Consumidores Virgen de la Cinta.

Más sobre: