Fernando Alonso hace magia para los niños ingresados en el Hospital Niño Jesús de Madrid

El bicampeón del mundo de F1, mago solidario con la Fundación Abracadabra, sorprendió a los chavales hospitalizados con varios juegos de magia junto al mago Jorge Blass

nullVER GALERÍA

 

La Navidad es tiempo para creer en los milagros o los más escépticos, al menos, en la magia. El truco más increíble que podían contemplar los admiradores de la Fórmula 1 lo presenciaron los niños ingresados en el Hospital Niño Jesús de Madrid. Pacientes y familiares fueron sorprendidos con un número sensacional durante el espectáculo de los magos de la Fundación Abracadabra, una organización que se dedica a llevar ilusionismo e ilusión a las vidas de chicos hospitalizados, de discapacitados físicos y psíquicos y de personas mayores. Toque mágico, palabras mágicas… y voilà, en lugar de salir un conejo blanco de la chistera del mago Jorge Blass, apareció en persona en las instalaciones del centro médico madrileño el mismísimo Fernando Alonso. La presencia del piloto de carreras, bicampeón del mundo de F1, dejó boquiabierto a un auditorio entregado que no podía creer que el deportista estuviera realmente ante sus ojos.

El día había comenzado tranquilo, como uno de tantos en este hospital infantil, pero acabó bullicioso con la celebración de esta gala de magia especial, dirigida por Jorge Blass y Cliff the Magician, magos de la Fundación Abracadabra. Una vez se acomodaron todos los espectadores en el salón de actos del centro, y después de disfrutar de una hora de espectáculo, Jorge Blass dio paso a una mágica presentación de Fernando Alonso que entró tímidamente en la concurrida sala ante la sorpresa del público, que una vez reaccionó aplaudió y ovacionó emocionado a su ídolo. El piloto correspondió al cariño de esta afición tan especial haciendo unos cuantos juegos de magia para los chavales y convirtiendo este día en uno de los más importantes de sus vidas por arte de magia.


nullVER GALERÍA

 

Después de su actuación, Jorge Blass y Fernando Alonso subieron al escenario del teatro, donde dos pequeños pacientes les hicieron entrega de dos estrellas. La estrella dorada, con que se obsequió a Jorge Blass, de la Fundación Abracadabra, simbolizaba el agradecimiento del Hospital Niño Jesús a la organización por los excelentes ratos de magia y diversión a pacientes y familiares y la estrella roja, que se otorgó a Fernando Alonso, representaba la buena suerte para que acumule triunfos y muchas subidas al podium el año que viene. El piloto no se esfumó (como suele ocurrir en los hechizos) nada más terminar el acto, sino que firmó autógrafos y se hizo fotografías con los niños y los adolescentes que buscaban impacientes el momento de poder acercarse, ver de cerca y conseguir esa preciada firma y retrato junto a su héroe. Truco del bueno o simplemente la magia de la Navidad.

Más sobre: