¿Cuál es el secreto del éxito del matrimonio Beckham?

En una reciente entrevista, la pareja confiesa que sus diferencias son la clave de su consolidada relación.

David y Victoria Beckham forman uno de los matrimonios más estables del panorama actual, sin embargo, muy pocos podían imaginarse que, en realidad, el éxito de su consolidada relación reside precisamente en sus diferencias. Durante una reciente entrevista concedida a la revista InStyle, el futbolista de Los Ángeles Galaxy ha confesado que su mujer es "demasiado desordenada" y que eso a veces le desesperaba, por lo que decidieron construir un cuarto de baño para cada uno, a lo que Victoria responde: "Es cierto que no soy una persona ordenada, pero es que él está demasiado obsesionado con ese tema". "El mío es muy moderno, en blanco y negro, mientras que el de David es oscuro, de madera y muy masculino", añade.

Además del orden, otro punto en el que son totalmente diferentes es el ejercicio. "A mi me encanta ir al gimnasio, correr en la cinta y saber que me puedo bajar y descansar cuando quiera", confiesa la ex Spice Girl. Sin embargo, David no está muy conforme con esta idea: "Odio correr y no llegar a ninguna parte. Prefiero estar al aire libre. Eso sí, cuando tengo tiempo siempre la acompaño al gimnasio para estar juntos".

Aunque reconocen que en algunos aspectos de su vida no consiguen ponerse de acuerdo, lo cierto es que son conscientes de que han conseguido formar una familia envidibale y que tienen unos hijos increíbles: Brooklyn, de 11 años, Romeo, de ocho, y Cruz, de cinco. Además, reconocen que su amor sigue siendo incondicional y que mantienen intactas las ilusiones del primer día: "Nos encanta hacernos regalos sorpresa".

Durante la entrevista, Victoria también ha revelado sus secretos de belleza y se ha mostrado sorprendia de en algunas publicaciones aparezca con un color de piel que no es el suyo: "En algunas fotografías parezco naranja, lo que es extraño porque ya no uso ningún producto para broncearme. Es más, estar demasiado morena me hace parecer más mayor", confiesa.

La popular diseñadora tampoco tiene miedo al paso del tiempo y reconoce que: "No tengo problemas con la cirugía pero, a mi parecer, es ridículo que tu cara parezca la de una chica de 25 y tu cuerpo el de una mujer de 65. Creo que es mucho más moderno parecer natural, pero preguntádme dentro de un año y tal vez opino otra cosa".

Más sobre: