Isabel Pantoja 'responderá con sus bienes' al no tener 3,68 millones de euros para la fianza

La cantante, imputada por un caso de blanqueo de capitales, ha recogido esta mañana el auto de apertura de juicio oral en una pieza separada del 'caso Malaya'

Isabel Pantoja ha llegado a las 9.10 de esta mañana, unos 45 minutos antes de la hora de su cita fijada a las 10.00, al Juzgado de Instrucción número 5 de Marbella para recoger el auto de apertura de juicio oral en una pieza separada del 'caso Malaya' por supuesto delito de blanqueo de capitales. El juez le ha impuesto una fianza de 3,68 millones de euros. La tonadillera "responderá con sus bienes", han informado a Efe fuentes cercanas a su entorno. "No tiene ese dinero" han asegurado las fuentes, que han explicado que la cantante no tiene que presentar ningún escrito ya que el juez, una vez finalizado el plazo de las 24 horas, "embargará bienes en cantidad suficiente para asegurar la suma señalada".

La artista abandonó Barcelona, donde está dando una serie de multitudinarios conciertos, para trasladarse a Marbella acompañada de su representante, María Navarro. Con el gesto serio, esbozando una tímida sonrisa ante las muestras de apoyo, Isabel llegó al aeropuerto de Málaga el miércoles por la tarde para presentarse a primera hora en los juzgados y cumplir con el trámite. La tonadillera llegó a los juzgados escoltada por la Policía Nacional y necesitó diez minutos para recorrer los pocos metros que separaban su vehículo de la puerta de entrada por los numerosos medios de comunicación que habían acudido a las dependencias judiciales.

Media hora después y sin hacer declaraciones abandonaba los juzgados por la puerta de los calabozos para evitar aglomeraciones como la que se ha producido a su llegada. El magistrado decidió que Pantoja saliera por la puerta de atrás "para salvaguardar su integridad física", pues fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía afirmaron que el juez constató que Isabel llevaba el vestido roto y que la cantante optó por no poner una denuncia.

La artista siempre se ha declarado inocente y espera que se haga justicia, por lo que en los próximos diez días hábiles su abogada presentará el escrito de defensa para rebatir las acusaciones de la fiscalía anticorrupción.

Sus últimas declaraciones
En recientes declaraciones a Luis del Olmo en su programa Protagonistas de Punto Radio, Isabel aseguró: "En mi vida he tenido ningún problema con la justicia, nada más que cuando conocí a este señor, al que le dejé, desgraciadamente, todo lo mío en sus manos." "Yo no he tenido la suerte de tener, como tienen los españoles, la presunción de inocencia. Hasta que a mí un juez no me diga que soy culpable de esto o que he hecho algo mal yo no voy a ser culpable. Yo soy inocente", añadió Isabel. "Si el juez dice que soy culpable, como tengo bienes me embargarán y tendré que seguir cantando para pagar. Pagaré religiosamente, igual que pagó Lola Flores, que también fue un conejo de indias".

Asimismo, la artista se refirió al ex alcalde, Julián Muñoz, aunque sin decir su nombre: "Tuve la suerte o la desgracia de enamorarme de una persona de la cual, cuando te enamoras, no te das cuenta de lo que está pasando. Yo he querido a esa persona. Ahora, por supuesto, no la quiero porque ya he visto las entrañas que tiene, que sólo quiere dinero a costa de lo que sea. No merece la pena nombrarlo porque ha demostrado lo que tenía que demostrar y lo ha hecho ante un país entero. Mi público lo mataría porque mi público me quiere y se muere hacia mi persona".

Precisamente el miércoles 13 de octubre, Julián Muñoz se presentó también ante el juez y se declaró insolvente a la hora de hacer frente a la multa de casi siete millones y medio de euros, por responsabilidad pecuniaria, que se le reclama en la pieza separada por blanqueo de capitales y cohecho, desgajada del sumario del caso Malaya. La Fiscalía Anticorrupción solicita además para él siete años y medio de prisión. Su ex mujer, Mayte Zaldívar, acusada de delito continuado de blanqueo, estaba citada también el mismo día y la fianza que debía entregar era de 2,6 millones, aunque se ha declarado también insolvente.

Más sobre