Alba Carrillo, apoyo incondicional de Fonsi Nieto tras recibir el alta médica: ‘Él tiene muchas ganas de subirse a la moto, pero yo no tantas’

El piloto afronta con optimismo el inicio de su recuperación tras la aparatosa caída que sufrió el pasado mes de agosto durante los entrenamientos del Gran Premio de Indianápolis, y que le fracturó varios huesos del pie izquierdo

Tras superar con éxito la operación a la que fue sometido el pasado lunes, Fonsi Nieto ha abandonado el Hospital San José de Madrid para regresar a su casa, donde iniciará diferentes sesiones de fisioterapia. A su salida, Fonsi se ha mostrado de lo más optimista y ha asegurado que ahora sólo piensa en recuperarse rápidamente para volver a los circuitos. “Ha sido duro porque he tenido una lesión bastante seria, pero estoy contento de volver a casa y empezar con la recuperación. Tengo muchas ganas”, declara el piloto español de motociclismo. También ha querido agradecerle a sus seres más queridos, amigos y seguidores el apoyo incondicional que le han brindado durante estos últimos días: “Toda mi familia se ha portado de una forma increíble y he tenido la suerte de tener a la gente que quiero a mi lado. La verdad es que han sufrido casi más ellos que yo”.


Una de las personas que más ha ayudado a Fonsi durante los duros momentos que ha vivido en el hospital ha sido su novia, la modelo Alba Carrillo, que no se ha separado de su lado ni un solo momento. “Ha sido muy buen enfermo. Ha sufrido un montón y yo no creo que hubiera aguantado todo lo que él ha aguantado. Ahora sólo tiene ganas de subirse otra vez a la moto, pero yo no tengo tantas”, reconoce la modelo madrileña. Pese a todo, el piloto tiene en mente continuar con el campeonato de motociclismo y volver a las pistas: “Ahora veo la vida de otra forma, pero quiero volver a montarme en la moto”. “Sé que es complicado, pero me gustaría estar listo para el próximo 3 de octubre (Gran Premio de Japón)”, añade. Sin embargo, es consciente de que para cumplir su objetivo necesita llevar a cabo una recuperación muy rápida y sabe que para algunos es quizá una vuelta demasiado precipitada. “A nadie que me quiere le gusta, pero es mi pasión”, reconoce.


Sin duda alguna, Fonsi recordará los momentos posteriores a la caída durante toda su vida. “Lo último que recuerdo fue una inyección, una luz blanca y treinta médicos a mi alrededor que hablaban en inglés. Fue entonces cuando supe que pasaba algo”, afirma el piloto. “He tenido muchísima suerte, pero lo que me molesta es que esto siga pasando en el mundo en el que vivimos hoy en día. Cuando me desperté uno de los médicos me dijo 'Apúntate este día como tu nuevo cumpleaños”.

Más sobre: