El primer ministro David Cameron y su esposa, Samantha, posan con su hija recién nacida a las puertas de su casa

La pequeña Florence Rose vino al mundo el pasado 24 de agosto en el Hospital Royal Cornwall de Cornualles, al suroeste de Inglaterra

El número 10 de Downing Street tiene un nuevo huésped. Se trata de la hija recién nacida del Primer ministro británico, David Cameron, y su esposa, Samantha. La feliz pareja ha posado a las puertas de su hogar con la pequeña Florence Rose Endellion, que vino al mundo el pasado 24 de agosto en el Hospital Royal Cornwall de Cornualles, al suroeste de Inglaterra. Con la niña en brazos, la orgullosa mamá se ha presentado ante los medios de comunicación diez días después de dar a luz. 


David Cameron y su esposa, Samantha, posan con su hija recién nacida a las puertas del número 10 de Downing StreetVER GALERÍA


"A Samantha y a mí nos gustaría aprovechar esta oportunidad para agradecer a todo el mundo su amabilidad y generosidad desde el nacimiento de la pequeña Florence", ha declarado el primer ministro. "Nos han emocionado mucho las felicitaciones de todos los que han enviado cartas, regalos y flores." Entre estos regalos, el chal blanco de punto que llevaba la pequeña para su debut ante las cámaras. El feliz papá ha bromeado ante los periodistas al confesar que ya ha cambiado "cientos" de pañales. Ante la atenta mirada de su esposa, Cameron besó la cabecita de su hija, que abrió brevemente los ojos. La pareja ha declarado que el bebé les ha mantenido muy despiertos desde que vino al mundo.


Ante la atenta mirada de su esposa, Cameron besó la cabecita de su hijaVER GALERÍA


El nacimiento de la pequeña Florence, que fue mediante cesárea al igual que el de sus hermanos, se adelantó tres semanas ya que se esperaba para este mes de septiembre. De hecho, la pareja se encontraba de vacaciones en Cornualles cuando se produjo el parto. Sin embargo, todo se desarrolló sin complicaciones y tanto la madre como la niña, que pesó 2,7 kilos al nacer, se encontraban en perfecto estado de salud tras el nacimiento.

David, de 43 años, y Samantha, de 39, son también padres de Nancy, de seis años, y de Arthur, de cuatro. Su hijo mayor, Ivan, falleció el año pasado con tan sólo seis años de edad tras padecer una grave epilepsia y parálisis cerebral. La llegada de Florence Rose ha devuelto la sonrisa al matrimonio tras esta dura pérdida.

Más sobre

Regístrate para comentar