Barack Obama disfruta con su familia de un tranquilo fin de semana en Chicago

El Presidente de Estados Unidos ha pasado unos días en su casa del barrio de Hyde Park junto a su esposa, Michelle, sus hijas, Malia y Sasha, su suegra, Marian Robinson, y su perro, Bo

Nada mejor que la comodidad de tu propia casa y la compañía de buenos amigos para poder relajarse. Eso debió pensar la familia Obama, que la semana pasada abandonó la Casa Blanca y puso rumbo a Chicago para disfrutar de un largo y tranquilo fin de semana. Y decimos largo porque este lunes es festivo en Estados Unidos, ya que se celebra el Día en Memoria de los Caídos, que conmemora a los soldados que han fallecido en acto de servicio.


nullVER GALERÍA


Esta ha sido la primera vez en más de un año que el mandatario norteamericano ha regresado al lugar donde vivía antes de convertirse en Presidente, y lo ha hecho acompañado por su esposa, Michelle, sus hijas, Malia y Sasha, su suegra, Marian Robinson, y su perro, Bo. Juntos han descansado y han pasado el tiempo dando largos paseos por las calles cercanas al barrio de Hyde Park, donde se ubica su domicilio.

Una visita muy esperada por Obama, ya que antes de asumir el cargo de Presidente expresó su intención de volver a Chicago cada mes y medio. “Nuestros amigos y nuestra familia están aquí. Trataremos de volver lo más posible... al menos una vez cada seis semanas o dos meses”, declaró al diario Chicago Tribune. Sin embargo, sus compromisos como jefe del país más poderoso del mundo, así como los partidos de fútbol y baloncesto de sus hijas y las fiestas de cumpleaños de sus amigos en fines de semana, habñian frustrado sus planes hasta ahora.  


VER GALERÍA


La Primera Dama, sus hijas, su madre y el perro Bo llegaron a Chicago el jueves por la noche. Obama retrasó su viaje para visitar antes la costa de Louisiana y ponerse al día de los esfuerzos para detener el flujo de petróleo en el Golfo. El sábado, ya con los suyos, Barack comenzó el día jugando un partido de baloncesto en la Escuela Laboratorio Universidad de Chicago, donde permaneció más de dos horas. La familia terminó el día en casa de sus vecinos y amigos los Nesbitt, donde degustaron una barbacoa hasta después del anochecer.  


VER GALERÍA


Obama inició el domingo haciendo ejercicio en un gimnasio privado. Por la noche, se unió a familiares y amigos en casa de un vecino, según hizo saber un asesor de la Casa Blanca. Junto a ellos estuvieron, además, la señora Robinson, su hijo Craig, su esposa Kelly y su nuevo bebé.

El Presidente prevé regresar a Washington este lunes después del acto de homenaje a los caídos en guerra que tendrá lugar en el Cementerio Nacional Abraham Lincoln en Elwood, al suroeste de Chicago.

Más sobre: