Fallece en Barcelona Juan Antonio Samaranch, presidente de honor del Comité Olímpico Internacional, a los 89 años de edad

Juan Antonio Samaranch, el hombre que estuvo al frente del Comité Olímpico Internacional (COI) durante veintiún años desde 1980 y quien era su presidente de honor, ha fallecido hoy en Barcelona a los 89 años. Según la nota enviada por el Hospital Quirón de la Ciudad Condal, Samaranch ha fallecido a las 13:25 horas como consecuencia de una parada cardiorrespiratoria.

El presidente de honor del COI ingresó el pasado domingo por su propio pie en el Hospital Quirón de Barcelona, aquejado de una insuficiencia coronaria aguda, y a los 25 minutos sufrió un ‘shock’ que le mantuvo en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de dicho centro, "sedado y con respiración asistida", hasta el fatal desenlace.

La capilla ardiente quedará instalada mañana en el Palau de la Generalitat, como corresponde a las personalidades que han recibido la Medalla de Oro de la institución. A las diez de la mañana, el presidente catalán, José Montilla, recibirá  a  los familiares del presidente de honor del COI. A las 10.30 horas, se celebrará un acto restringido en el Salón Sant Jordi. La capilla ardiente quedará abierta al público a partir del mediodía y hasta las cinco de la tarde para que todas las personas que lo deseen puedan dar su último adiós a uno de los personajes públicos catalanes más conocidos internacionalmente.


Empresario y político, recibió en 1991 de Su Majestad el Rey el título al que más cariño guardaba, el de Marqués de Samaranch, y entre otros muchos títulos y reconocimientos fue también premio Príncipe de Asturias del Deporte. Doctor honoris causa por varias universidades, recibió el Premio de la Paz concedido por Corea del Sur y varias Grandes Cruces. Era, además, académico de la Real de Bellas Artes de San Jorge y poseía el Collar de la Orden de Isabel la Católica, la más alta distinción del Estado español.

Su papel como presidente del Comité Olímpico Internacional fue, sin duda, definitivo para impulsar a nuestro país entre las mejores potencias en esta gran competición. Su máxima realización llegaría en el año 1992, con la celebración de los Juegos Olímpicos de Barcelona, su ciudad natal.

Una de las últimas apariciones públicas de Juan Antonio Samaranch tuvo lugar el pasado 2 de octubre en el centro de convenciones Bella Center de Copenhague , con motivo de la presentación de la candidatura de Madrid para los Juegos Olímpicos de 2016"Sé que estoy muy cerca del final de mis días. Tengo 89 años. Permitidme que os pida que toméis en consideración premiar a mi país con el honor y el deber de organizar los Juegos Olímpicos en Madrid", dijo el presidente del COI en su discurso de apoyo a la candidatura madrileña.

Samaranch deja dos hijos: María Teresa, a quien llaman cariñosamente “Mo” y que es presidenta de la Federación Española de Deportes de Hielo, y Juan Antonio, actualmente miembro del COI. Los dos nacieron en su matrimonio con María Teresa Salisachs Rowe, conocida como "Bibis" y con quien Samaranch se casó el 1 de diciembre de 1955. María Teresa falleció el 16 de septiembre de 2000 tras una larga enfermedad. Unos meses después, Samaranch abandonaba su cargo al frente del olimpismo (había rebasado la edad hasta la que se puede ostentar un cargo ejecutivo dentro del COI). Juan Antonio nunca cesó en afirmar que “de haber podido continuar, hubiera seguido hasta la muerte: no hay cargo más bonito en el mundo que el de presidente del COI.”

Al morir su esposa y tras cesar como presidente, Juan Antonio cayó enfermo y tanto sus hijos como sus amigos más allegados se volcaron en ayudarle a superar el difícil trance. Entre estos amigos se encontraba la pintora y escultora barcelonesa Luisa Sallent, con quien Samaranch iniciaría una historia de amor que ninguno de los dos hubiera podido vaticinar 48 años antes, cuando Juan Antonio fue su padrino de boda con su mejor amigo, Enrique Martorell. Con Luisa, Samaranch compartió los últimos años de su vida.

Deje aquí su mensaje de condolencia por el fallecimiento de Juan Antonio Samaranch

Más sobre

Regístrate para comentar