Anna Kournikova: 'Lo que vi en Haití fue inconcebible. Cuando corría descalza por Rusia, por lo menos teníamos agua'

Retirada de la competición desde 2003, Anna Kournikova ha contado cómo es su vida ahora, en una entrevista concedida a la revista estadounidense Capitol File. La tenista rusa está volcada en varios proyectos humanitarios, aunque no se ha olvidado del deporte, algo que sigue considerando el eje de su vida y su secreto para lucir un cuerpo diez. “Hago un par de horas de deporte al día. Normalmente juego una hora al tenis, una hora de máquinas y luego voy al gimnasio a hacer pesas para mantener mi cuerpo en forma. Mi cuerpo está hecho para hacer ejercicio realmente duro”, cuenta.

 

nullVER GALERÍA



Esta semana ha sido homenajeada en una fiesta por su labor humanitaria en Haití y en Rusia, su tierra natal, donde ha viajado en muchas ocasiones para hablar a los niños de los métodos de prevención del Sida, ayuda a los enfermos que padecen esta enfermedad y otras, y a niños con falta de recursos.

Después del terremoto que asoló Haití, también estuvo en Puerto Príncipe y quedó impresionada con lo que vio allí: "Lo que vi en Haití fue simplemente ridículo. Cuando me pasaba los veranos en el campo con mi bisabuela en Rusia corriendo descalza, al menos teníamos agua y campos y podíamos sembrar alimentos".

Sobre estos proyectos solidarios, la tenista cuenta le gusta implicarse en ellos: "Está bien si sólo muestras lo que pasa, pero si realmente quieres cambiar algo tienes que conocer bien la realidad de lo que estás enseñando. Tienes que experimentar sus vidas. Nosotros estamos en sus villas, en sus casas, y yo quiero que se sientan cómodos. Quiero enseñarles que todos somos iguales”.

Más sobre

Regístrate para comentar