María José Campanario reaparece tras su reciente ingreso hospitalario

Asistió a una corrida en Ubrique, en la que toreaba su marido, que estuvo arropado por toda su familia y a la que también acudió la Duquesa de Alba

 

nullVER GALERÍA

Jesulín de Ubrique puede presumir de ser profeta en su tierra. Ayer protagonizó una tarde triunfal con un resultado de tres orejas y salida por la Puerta Grande incluída. El diestro formó parte, en Ubrique, de un cartel de lujo, completado por Cayetano Rivera y Manuel Jesús 'El Cid'. Jesulín no sólo contaba con el calor de su público sino con el de su propia familia, que acudió al completo, a excepción de su hermano Victor, cuyos compromisos profesionales no le permitieron asistir pero en cuya representación estuvo su novia, la periodista Beatriz Trapote.

nullVER GALERÍA

Sin duda una de las presencias más importantes fue la de su mujer, María José Campanario, que reapareció una semana después de la intervención quirúrgica a la que fue sometida en Jerez y cuyas causas no ha querido especificar aún la protagonista. María José hizo gala de su sentido del humor y esquivó con una sonrisa los últimos rumores sobre su persona y la de su marido. Repartió besos, abrazos y se hizo fotos con los fans que se lo pedían.

Con quien también conversó durante un rato fue con el escritor Antonio Gala, que aplaudió la faena del de Ubrique, Junto a él se encontraba en la plaza la Duquesa de Alba, que viajó hasta la localidad gaditana para demostrar su apoyo a Cayetano Rivera. Doña Cayetana confirmó, además, que ya había recibido algunos regalos por su 84º cumpleaños, que celebra hoy. "Mi hija Eugenia me ha regalado unas pulseras muy bonitas", reconoció.

Sin embargo, no quiso puntualizar nada acerca de si su amigo Alfonso Díez iba a compartir con ella este día. De quien tampoco sabemos si recibió felicitación fue de María José Campanario, que se mostró muy cariñosa con la Duquesa y estuvo saludándola antes de que comenzara la corrida.

También coincidieron en un día tan especial los padres del diestro. Carmen Bazán y Humberto Janeiro llegaron a la plaza por separado pero una vez dentro ambos contemplaron el brindis que su hijo Jesús dedicó a su esposa desde el albero.

Más sobre: