Patricia Kluge, una de las mujeres más ricas del mundo, saca a subasta su mansión de Virginia por 75 millones de euros

Separada desde hace veinte años del empresario John Kluge, de quien recibió una cuantiosa suma de dinero por el divorcio, posee una de las mayores productoras de vinos de Estados Unidos

Su historia es digna de película, aunque a ella le cueste reconocerlo. Patricia Kluge es, a sus 61 años, una de las mujeres más ricas del mundo. Nacida en Inglaterra y criada en Londres, comenzó trabajando como modelo pero su vida dio un vuelco cuando conoció al empresario John Kluge, poseedor, a sus 94 años, de una de las mayores fortunas del planeta. John y Patricia se divorciaron en 1990, una separación amistosa que fue comparada en su momento con la de Donald e Ivana Trump y que a ella le reportó, según se dijo, unos 490 millones de euros. Patricia se quedó con la custodia de su hijo John, que la pareja adoptó y que hoy tiene 26 años, y la mansión que se construyeron en el estado de Virginia durante sus nueve años de matrimonio.

Ahora, casi veinte años después, Patricia ha decidido vender la casa, considerada una de las más caras de América. La propiedad, de 75 hectáreas, de estilo inglés campestre y ubicada en Albermarle, será sacada a subasta por Sotheby’s en Washington el próximo mes de mayo con un precio de salida de 75 millones de euros. La mansión, de 23.538 metros cuadrados, tiene 45 habitaciones que incluyen ocho dormitorios y 13 cuartos de baño. Terminó de construirse en 1985 y cuenta, además, con sala de teatro, librería, sala de recreativos, spa y sauna, un salón para jugar a las cartas y una galería de inspiración islámica que incluye una antigua fuente de Siria. La propiedad también incluye piscina, establos, cabañas, invernadero, tres estanques, jardines, un campo de croquet y casas para el personal de servicio.

Además de la casa, se podrán adquirir en subastas separadas, que tendrán lugar los próximos 8 y 9 de junio, los objetos que Patricia ha ido coleccionando en los últimos 30 años en sus viajes por todo el mundo y que guarda en la mansión. Más de cien piezas que incluyen muebles, pinturas y objetos decorativos valorados en más de 10 millones de euros. Asimismo, se pod´ra pujar por vestidos de firmas tan destacadas como Givenchy, Christian LaCroix y Arnold Scaasi.

Patricia Kluge ha explicado que ha decidido vender la propiedad porque tanto ella como su actual esposo, William Moses, quieren una vivienda más pequeña y poder viajar más a partir de ahora. Kluge ha confesado que planea construirse un nuevo hogar cerca de esta casa y que tanto ella como su marido seguirán manteniendo su viñedo y su bodega con vistas a ampliar el negocio.

Vinicultora y filántropa
Patricia hizo hace once años de su afición una profesión. Fundadora y presidenta de Bodegas y Viñedos Kluge, plantó su primera viña en 1999 después de años de investigación intensiva y de planificación, cumpliendo un sueño para crear un viñedo y bodega en su finca de Albemarle, en su amada Charlottesville (Virginia). Junto a ella trabaja, además de su marido, su hija Kristin desde el año 2002.

Patricia Kluge desarrolla además, en paralelo a su profesión, una extensa labor como filántropa a través de la Fundación Moses Kluge, participando en proyectos relacionados con el cultivo de tierras, festivales, organizaciones benéficas y apoyando a organizaciones benéficas locales que se centran en los niños y la educación.

Más sobre: