Tiger Woods: 'Estaba viviendo una mentira. Intenté parar pero no pude'

El golfista ha concedido su primera entrevista tras su escándalo matrimonial, a las cadenas ESPN y The Golf Channel

Ya pidió perdón públicamente a través de una rueda de prensa, en la que se limitó a hablar y no admitió preguntas, y ahora Tiger Woods ha vuelto a mostrar lo arrepentido que está por su comportamiento, esta vez concediendo dos entrevistas en exclusiva, una a la cadena ESPN y otra a The Golf Channel. Tan sólo han durado cinco minutos, pero el golfista no ha censurado ninguna pregunta y ha hablado sobre sus infidelidades: “Durante todo este tiempo he vivido una mentira continua. Intenté parar, pero no pude”.

Tiger contó muy apenado que le costó mucho confesa a su mujer, Elin Nordegren, y a su madre, Kultida, el daño que había hecho: “Me dediqué a negar la realidad y cuando me di cuenta de lo que hice me sentí fatal… ellas son las dos personas más cercanas de mi vida y decirles las cosas que hice fue realmente muy doloroso". También cuenta que pidió perdón en público porque no sólo le debía una disculpa a su familia, sino también a sus seguidores y al público en general por su comportamiento.

Respecto a la noche en la que su mujer descubrió sus infidelidades y él sufrió un accidente de coche al lado de su casa, Woods no ha querido dar detalles y asegura que todo está en el informe policial y que el resto es algo que queda entre su mujer y él. Sólo se limitó a decir cómo se sintió Elin: “Ella estaba herida. Muy herida. En estado de ‘shock’ y furiosa y tenía todo el derecho a estarlo”.

Tiger Woods volverá a los campos de golf el próximo 8 de abril en el Masters de Augusta y cuenta que además de estar muy contento por volver a jugar, no puede evitar sentir cierto nerviosismo porque no sabe cómo van a reaccionar tanto el público como sus compañeros, después del escándalo. También asegura que aunque vuelva a la competición, eso no significa que vaya a dejar a un lado su programa de terapia. El golfista ha contratado los servicios de Ari Fleischer, quien fue secretario de prensa de George W. Bush, para que le ayude a limpiar su imagen tras su escándalo matrimonial, y parece ser que no va por mal camino, ya que, según aseguran muchos medios de comunicación su reputación ha mejorado.

Más sobre

Regístrate para comentar