María José Campanario recibe el alta médica

Abandonó a primera hora de la mañana la clínica de Jerez donde ingresó ayer para una intervención programada y que no revestía gravedad

María José Campanario ya está en casa. Tras permanecer un día en la Clínica Asisa de Jerez de la Frontera, esta mañana abandonaba a toda prisa, y esquivando a los reporteros allí apostados, el centro hospitalario. Al parecer, se trataba de una operación programada y que no entrañaba riesgo alguno.

Ha estado en todo momento acompañada por su marido, Jesulín de Ubrique, presencia que disipa los rumores de crisis que habían surgido las últimas semanas. Junto a ella también quisieron estar sus padres, que se trasladaron desde Castellón a Cádiz para cuidad de los dos hijos de la pareja, Julia y Jesús.

Aún no se conocen las causas de la operación ya que ni el centro médico ha dado ningún parte ni la familia Janeiro-Campanario ha querido que trasciendan. No son tiempos fáciles para la esposa del diestro, que en las últimas semanas ha tenido que desmentir y aclarar lo que se ha dicho de ella y su marido.

Más sobre